“Fui liberada, pero hay 6 niños en mi antigua celda de prisión”, la periodista Ener


La periodista Naciye Nur Ener Kilinç, que salió de la cárcel el martes y fue puesta bajo arresto domiciliario, dijo que hay seis niños en la celda de la prisión donde estuvo recluida durante 357 días.

“Soy libre, pero hay un bebé de 30 días detrás de esas puertas. Hay seis niños en mi celda. Rezo para que sean liberados pronto”, dijo Kilinç después de su liberación.

El martes, el 26º Juzgado Penal Superior de la ciudad de Estambul, liberó a la periodista Naciye Nur Ener Kilinç, quien fue encarcelada el 5 de marzo de 2017 por presuntos vínculos con el movimiento Gülen, en condiciones de arresto domiciliario, informó Yeni Asya.
Según el informe, su próxima audiencia está fijada para el 19 de abril.

Ener fue detenida por la policía que hizo una redada en su casa la noche del 5 de marzo y posteriormente fue detenida por el 4º Tribunal Penal de Paz de Estambul y enviada a la prisión de mujeres de Bakirköy en Estambul.

Ener fue detenida basándose en una carta de un informante que la acusaba de ser seguidora del movimiento Gülen y de utilizar una aplicación de mensajería conocida como ByLock, considerada por las autoridades turcas como la principal herramienta de comunicación entre los seguidores del movimiento.

Después del fallido golpe de Estado el 15 de julio de 2016, más de 17.000 mujeres de toda condición, incluyendo profesoras, doctores y amas de casa, han sido encarceladas en Turquía por cargos de golpe de Estado en operaciones dirigidas por el gobierno. Actualmente hay unos 700 niños y niñas que acompañan a sus madres en las cárceles turcas.

Las madres y sus hijos siguen siendo detenidos junto con decenas de miles de otros turcos tras el golpe de Estado perpetrado en julio de 2016 contra el presidente Recep Tayyip Erdogan.

Desde ese intento, el país permanece en un “estado de emergencia” legal, que permite al gobierno encarcelar a cualquiera que se crea que tiene vínculos con el clérigo exiliado Fethullah Gulen y su movimiento Hizmet.

Cualquiera que sea el número de prisioneros, “la cárcel no es lugar para los niños en ningún país civilizado”, dijo el Dr. Alan Mendoza, director ejecutivo de la Henry Jackson Society, un grupo de expertos en política exterior británica, quien calificó la política de encarcelar a madres e hijos sin cargos como “una farsa de justicia” que tendrá “efectos duraderos en la vida de niños inocentes”.

Otros críticos de la política turca señalaron que las mujeres y los niños encarcelados eran víctimas de la “culpabilidad por asociación”.

Los funcionarios turcos han defendido sistemáticamente el arresto y la detención generalizados de miles de ciudadanos turcos, entre ellos mujeres y niños, como elementos vitales para la seguridad nacional. También insisten en que los detenidos están detenidos de conformidad con el derecho internacional.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que vigila la salud y el bienestar de los detenidos en lugares de crisis en todo el mundo, confirmó que actualmente no está presente en Turquía y, por lo tanto, no puede vigilar la situación.

Sin embargo, esa situación sigue siendo motivo de preocupación para muchos grupos de derechos humanos, que habitualmente ponen de relieve la detención aparentemente arbitraria de ciudadanos turcos. 

“Tras el golpe de estado de julio de 2016, decenas de miles de personas han sido detenidas. La gran mayoría no está acusada de participar en el golpe y en muchos casos que la Amnistía Internacional ha examinado no hay pruebas creíbles de actos criminales”, dijo a Fox News un portavoz de ese grupo.