Freedom House: Turquía está en la liga de los países “no libres”

Freedom House: Turquía está en la liga de los países “no libres”

El estatus de la libertad en Turquía ha decaído de “parcialmente libre” a “no libre” en el informe anual “Libertad en el Mundo 2018: Democracia en Crisis” publicado por Freedom House, una organización independiente estadounidense dedicada a la expansión de la libertad y la democracia en todo el mundo.

“El estatus de Turquía sufrió un declive de “parcialmente libre” a “no libre” debido a un referéndum constitucional profundamente viciado que centralizó el poder en la presidencia, el reemplazo masivo de alcaldes electos por otros nombrados por el gobierno, los juicios arbitrarios de activistas de derechos y otros supuestos enemigos del Estado, y las continuas purgas de empleados del Estado, todos los cuales han hecho a los ciudadanos reacios a expresar sus opiniones sobre temas delicados”, dijo Freedom House en su resumen de los cambios de estatus a nivel mundial.

El hecho de que Turquía haya pasado por el umbral de “parcialmente libre” a “no libre” es la culminación de un largo y acelerado deslizamiento de la libertad en el mundo. La puntuación del país ha estado en caída libre desde 2014 debido a una escalada de agresiones a la prensa, a los usuarios de medios sociales, manifestantes, partidos políticos, la judicatura y el sistema electoral, mientras el presidente Recep Tayyip Erdogan lucha por imponer un control personalizado sobre el Estado y la sociedad en un ambiente de seguridad nacional y regional en deterioro.

“Erdogan ha expulsado a sus rivales y antiguos aliados dentro del partido gobernante, ha reformado la propiedad de los medios de comunicación para adaptarse a sus necesidades e impuso un referéndum constitucional impopular para establecer un sistema ‘superpresidencial’ sin controles y equilibrios significativos. Su respuesta al intento de golpe de Estado de julio de 2016 se ha convertido en una cacería de brujas, que ha provocado la detención de unas 60.000 personas, el cierre de más de 160 medios de comunicación y el encarcelamiento de más de 150 periodistas. Los líderes del tercer partido más grande del parlamento están en prisión y casi 100 alcaldes de todo el país han sido reemplazados por medidas de emergencia o presiones políticas del presidente. El gobierno incluso ha presionado su represión más allá de las fronteras turcas, lo que ha desencadenado una avalancha de solicitudes de ‘notificaciones rojas’ de Interpol para detener a los críticos en el extranjero, entre otros efectos”, según el informe.

Por favor, haga click para leer el informe completo sobre Turquía (en inglés)