Fox News: “Cientos de niños están encarcelados junto a sus madres como parte de la caza de brujas de Erdogan”

por Hollie McKay*

Escuchemos algunas de las trágicas historias de algunos de los más de 600 niños y niñas que están encarcelados en Turquía después del fallido intento de golpe de Estado en 2016.

Era una mañana nevada de enero del año pasado en Estambul, cuando Ayse, una maestra de primaria de 32 años de edad y madre de dos hijos, besó a los niños y se despidió de ellos en la escuela y se dirigió a casa.

Antes de llegar a la puerta principal del edifico donde vivía siete policías la rodearon, acusándole de pertenecer a una organización terrorista, la llevaron esposada. Dos meses después de haber sido encarcelada, Ayse se reunió con su hijo menor, Ali, que entonces tenía sólo 4 años de edad.

Durante otros cuatro meses, dijo, su vida era como una película de terror. Construida para albergar a 10 personas, dijo Ayse, su celda estaba repleta de 23 detenidos. Recuerda que los bebés no podían vacunarse y se quemaban con té caliente. También recuerda los gritos traumáticos por la noche. 

“Cada mañana sonaba música ruidosa en nuestro pabellón, cada mañana me despertaba asustada con mi hijo”, dijo a Fox News en una entrevista reciente desde un campamento de refugiados en Grecia. “El pabellón era un lugar muy peligroso para los niños. Nuestras literas eran de hierro. Un bebé estaba aprendiendo a caminar y se golpeaba la cabeza, otros niños gritaban. Fue un momento increíblemente difícil.”


Ayse y su hijo menor, Ali, pasaron meses en una prisión turca antes de huir a Grecia. 

El caso de Ayse y Ali no es un caso único. Basándose en el seguimiento de los decretos gubernamentales y otros informes de fuentes oficiales, a finales de agosto de 2017, los grupos de defensa habían destacado unos 668 casos de niños menores de 6 años recluidos en cárceles con sus madres. Y el 23 por ciento de esos niños eran niños menores de un año.
Varios miles de niños de 6 a 18 años también están detenidos.
El Ministerio de Justicia de Turquía proporcionó una cifra algo más baja, afirmando que un total de 560 niños menores de 6 años estaban recluidos en cárceles turcas junto con sus madres.


Cientos de niños, niñas y bebés han quedado atrapados en la represión de Turquía tras el golpe de Estado.  (Cortesía de la Plataforma para la Paz y la Justicia (PPJ) y de la Fundación Periodista y Escritores (JWF)

Las madres y sus hijos siguen siendo detenidos junto con decenas de miles de otros turcos tras el golpe de Estado perpetrado en julio de 2016 contra el presidente Recep Tayyip Erdogan. Desde ese intento, el país permanece en un “estado de emergencia” legal, que permite al gobierno encarcelar a cualquiera que se crea que tiene vínculos con el clérigo exiliado Fethullah Gulen y su movimiento Hizmet.

Cualquiera que sea el número de prisioneros, “la cárcel no es lugar para los niños en ningún país civilizado”, dijo el Dr. Alan Mendoza, director ejecutivo de la Henry Jackson Society, un grupo de expertos en política exterior británica, quien calificó la política de encarcelar a madres e hijos sin cargos como “una farsa de justicia” que tendrá “efectos duraderos en la vida de niños inocentes”.

Otros críticos de la política turca señalaron que las mujeres y los niños encarcelados eran víctimas de la “culpabilidad por asociación”.


Niños en la cárceles de Turquía.(Cortesía de la Plataforma para la Paz y la Justicia (PPJ) y de la Fundación Periodista y Escritores (JWF)

“Lo que llama la atención de las mujeres detenidas desde el golpe fallido es que algunas de ellas son simplemente esposas o hijos de sospechosos, pero no sospechosas. Esto equivale a un castigo colectivo”, dijo Merve Tahiroglu, analista de investigación de la Foundation for the Defense of Democracies, un instituto no partidista con sede en Washington que se centra en la seguridad nacional.

Ugar Tok, director de la Platform for Peace and Justice (PPJ), un grupo de seguimiento de derechos humanos centrado en Turquía, dijo que pueden pasar de seis a diez meses de detención antes de que las mujeres encarceladas puedan comparecer ante los tribunales. Mientras tanto, “el gobierno impide que los detenidos tengan acceso a abogados y archivos para defenderse”.

Según el World Prison Brief, hasta octubre del año pasado, las mujeres constituían el 4,4 por ciento de la población carcelaria de Turquía. El número oficial de mujeres tras las rejas es poco menos de 10.000, pero Tok estima que las cifras podrían alcanzar hasta 17.000.

Kam, una profesora universitaria de 34 años de edad en la provincia de Esmirna en el momento de su arresto en octubre de 2016, dijo que estuvo detenida durante dos meses por invertir –como miles de otros turcos– en el Bank Asya, afiliado al movimiento de Gulen. La mantuvieron en una celda con su hijo de 7 meses y otros dos bebés, donde se les prohibió gatear por el suelo. “Los juguetes también estaban prohibidos”, dijo, y a veces no podían acceder al agua potable.

“Todos fuimos tratados como terroristas, estábamos aislados”, dijo Kam a Fox News desde Alemania, donde ella y su familia son ahora refugiados. “Todos fuimos humillados. …. No sé qué era peor, tener a mi bebé en la cárcel o tener a mi otro hijo, que tenía 11 años, fuera de la cárcel. Cuando lo vi, estaba cambiando.”

Los resúmenes de casos y las fotografías vistas por Fox News, proporcionadas por investigadores y abogados internacionales de derechos humanos, dan vida a las crueles estadísticas. Mostraron que los bebés seguían en el suelo de la cárcel, sin áreas de juego ni instalaciones; mujeres con trozos de cabello arrancados del cuero cabelludo en presuntos malos tratos en la cárcel; y docenas de bebés sonrientes antes de ser llevados a detención, donde se cree que muchos permanecen.


Nurhayat Yildiz, de 27 años, ama de casa embarazada de gemelos, fue detenida el 29 de agosto de 2016, después de subir a un autobús de la provincia turca norteña de Sinop, con destino a su revisión de 14 semanas. Nurhayat fue detenida y acusada de ser miembro del movimiento Hizmet prohibido en Turquía. Abortó en prisión a las 19 semanas. 

Nurhayat Yildiz, de 27 años, ama de casa embarazada de gemelos, fue detenida el 29 de agosto de 2016, después de subir a un autobús de la provincia turca norteña de Sinop, con destino a su revisión de 14 semanas. Nurhayat fue detenida y acusada de ser miembro del movimiento Hizmet, porque supuestamente tenía instalada una popular aplicación de mensajería cifrada, ByLock, en su teléfono. El gobierno turco cree que los miembros involucrados en el intento de golpe de Estado se comunicaban a través de ByLock, y a pesar de que la aplicación estaba disponible para cualquiera, el gobierno ha reunido sistemáticamente a miles de personas que la tienen.

Los defensores de Yildiz dicen que ni siquiera tenía la aplicación en su teléfono. En cualquier caso, a las 19 semanas, el 6 de octubre de ese año, cuando iba a ser madre por primera vez sufrió un aborto espontáneo devastador tras las rejas.


Nur, defensora de los derechos humanos anteriormente encarcelada en una prisión turca

“Nurhayat perdió sus sueños”, dijo a Fox News una prominente activista legal turca de la plataforma Advocates for Silenced Turkey (AST), con sede en Washington, que recientemente huyó a California y solicitó el anonimato por la seguridad de sus familiares en Turquía. Y ahora está sufriendo inmensos problemas psicológicos, apenas habla. Sus gemelos nunca llegaron a vivir”.

También hay historias como la de Filiz Yavuz, quien de repente fue arrestada –en silla de ruedas– apenas ocho horas después de dar a luz en un hospital en la provincia sudoriental de Mersin el 7 de febrero de 2017.

Según los informes, más de 600 niños menores de 6 años se encuentran en cárceles de toda Turquía.  (Cortesía de la Platform for Peace and Justice (PPJ) y de la Fundación Periodista y Escritores (JWF)

“La policía vino a por mí a las 3 de la mañana. Dijeron que yo era un terrorista porque alguien en mi dormitorio de 2008 les dio mi nombre”, dijo Nur, 27, una abogada de derechos humanos que una vez fue estudiante de la Facultad de Derecho de la Universidad de Ankara, recordando aquella espantosa mañana del 18 de enero de 2017. Fue entonces cuando la llevaron de su casa en la ciudad de Eskisehir a una oscura celda de detención.

Nur se considera una de las afortunadas. Fue puesta en libertad por un juez después de cinco días debido a su asma severa y una condición cardiaca. Rápidamente abordó un barco de contrabandistas. Hoy, Nur –desde la seguridad de los Estados Unidos– está tratando de llamar la atención a la difícil situación de otras madres detenidas, sus hijos y otras mujeres embarazadas que, según ella, han sufrido abortos espontáneos entre la prueba psicológica del arresto y el encarcelamiento.

El Ministerio de Justicia de Turquía y el Ministerio del Interior no respondieron a una solicitud de comentarios sobre esta historia.

Los funcionarios turcos han defendido sistemáticamente el arresto y la detención generalizados de miles de ciudadanos turcos, entre ellos mujeres y niños, como elementos vitales para la seguridad nacional. También insisten en que los detenidos están detenidos de conformidad con el derecho internacional.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que vigila la salud y el bienestar de los detenidos en lugares de crisis en todo el mundo, confirmó que actualmente no está presente en Turquía y, por lo tanto, no puede vigilar la situación.

Sin embargo, esa situación sigue siendo motivo de preocupación para muchos grupos de derechos humanos, que habitualmente ponen de relieve la detención aparentemente arbitraria de ciudadanos turcos. 

“Tras el golpe de estado de julio de 2016, decenas de miles de personas han sido detenidas. La gran mayoría no está acusada de participar en el golpe y en muchos casos que la Amnistía Internacional ha examinado no hay pruebas creíbles de actos criminales”, dijo a Fox News un portavoz de ese grupo.

*Hollie McKay es reportera de FoxNews.com desde 2007.

http://www.foxnews.com/world/2018/02/13/hundreds-young-turkish-children-jailed-alongside-their-moms-as-part-post-coup-crackdown.html