Fiscal turco pide 15 años de prisión para el ex vicepresidente del Departamento de Noticias y Deportes del TRT por presuntos vínculos a Gülen

Un fiscal ha pedido 15 años de prisión para el destacado periodista turco y veterano presentador de televisión Ahmet Böken, que también fue vicepresidente del Departamento de Noticias y Deportes del TRT y coordinador del canal de noticias TRT HABER, por sus presuntos vínculos con el movimiento Gülen.

Böken, quien fue arrestado justo después del controvertido golpe militar del 15 de julio de 2016 y puesto entre rejas desde agosto de 2016 en la prisión de Sincan en Ankara, ha comparecido el martes ante el 18º Tribunal Penal Superior de Ankara. Böken ha sido acusado de “ser miembro de una organización terrorista”.

El fiscal Necati Kayaközü ha mostrado la brillante carrera profesional de Böken en el periodismo como si fuera una prueba de delito durante su presentación en la audiencia judicial. Kayaközü declaró que Böken había empezado a trabajar como corresponsal en el periódico Zaman, actualmente cerrado, en 1994 y que en 1999 fue transferido a TRT desde Samanyolu Broadcasting Group, donde trabajaba como coordinador general de noticias.

El fiscal Kayaközü afirmó que Böken ha ascendido rápidamente en el TRT, que comenzó a trabajar como contratista, y que más tarde fue nombrado vicepresidente del Departamento de Noticias y Deportes del TRT y coordinador del canal de noticias TRT HABER. El fiscal también ha aseverado que las noticias y el contenido de la emisión del TRT se han orientado según las instrucciones del movimiento Gülen.

El fiscal también ha demostrado el supuesto uso de aplicaciones de mensajería de telefonía móvil como ByLock y KakaoTalk por parte de Böken como prueba de su pertenencia a la presunta “organización terrorista”, además de su cuenta bancaria en el Bank Asya, que fue confiscado por el gobierno por su supuesta afiliación al movimiento Gülen.

Las autoridades turcas creen que ByLock es una aplicación de mensajería entre los presuntos seguidores del movimiento Gülen. Decenas de miles de personas, incluyendo funcionarios públicos, policías, soldados, empresarios y hasta amas de casa, han sido despedidos o arrestados por usar ByLock desde el fallido intento de golpe de Estado del 15 de julio de 2016.

El periodista Ahmet Böken, a quien el juez le pidió que presentara su defensa contra los cargos, solicitó tiempo adicional para defenderse. El abogado de Böken también ha declarado que no está de acuerdo con la evaluación del fiscal y ha pedido al tribunal que lo ponga en libertad teniendo en cuenta el largo período de detención preventiva. Böken ya ha pasado 18 meses en prisión sin juicio como muchos otros periodistas turcos encarcelados. Sin embargo, el tribunal ha dictado sentencia para la continuación de la detención preventiva de Böken y ha aplazado el juicio hasta el 3 de abril de 2018.

Turquía es la mayor cárcel de periodistas del mundo. Las cifras más recientes documentadas por el Stockholm Center for Freedom han demostrado que 242 periodistas y trabajadores de los medios de comunicación se encuentran en las cárceles desde el 4 de enero de 2018, la mayoría en prisión preventiva, languideciendo en notorias cárceles turcas sin siquiera una condena. De los presos de las cárceles turcas, 215 están detenidos a la espera de juicio, sólo 27 periodistas permanecen condenados y cumplen condena en las cárceles turcas. Sigue habiendo órdenes de detención pendientes para 138 periodistas que viven en el exilio o siguen prófugos en Turquía.

Deteniendo a decenas de miles de personas por presuntos vínculos con el movimiento Gülen, el gobierno también cerró más de 180 medios de comunicación tras el controvertido intento de golpe de Estado.