Fethullah Gülen escribió para Le Monde: «El fracaso de la experiencia democrática turca no se debe a la adhesión a los valores islámicos, sino a su traición».


Fethullah Gülen

Hubo una época en que Turquía fue aclamada como el modelo de la democracia musulmana moderna. Es cierto que, a principios de la década de 2000, el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), en el poder, había llevado a cabo reformas acordes con las normas democráticas de la Unión Europea (UE) y había mejorado la situación de los derechos humanos en el país.

Lamentablemente, las reformas democráticas han sido efímeras. El proceso fue bloqueado unos años más tarde y luego, alrededor de 2011, después de su tercera victoria electoral, el entonces primer ministro, ahora presidente de la República, Recep Tayyip Erdogan, dio un giro de 180 grados.

“El fracaso de la experiencia democrática turca no se debe a la adhesión a estos valores islámicos, sino a su traición.”

El cambio hacia el autoritarismo le ha quitado a Turquía su “ejemplaridad”, a la que podrían aspirar otros países de mayoría musulmana.

La democracia es el sistema de gobierno más compatible con los principios del islam relativos a la gobernanza. Algunos pueden estar tentados a utilizar el ejemplo negativo de Turquía bajo Erdogan para demostrar una incompatibilidad entre los valores democráticos y los islámicos. Sin embargo, a pesar de su falta de observancia islámica, el régimen de Erdogan representa una traición total a los principales valores islámicos.

No se reducen a un estilo de vestir o al uso de lemas religiosos. Entre ellas figuran el respeto del Estado de Derecho con un poder judicial independiente, la responsabilidad de los dirigentes y la protección de los derechos y libertades inalienables de todos los ciudadanos. El fracaso de la experiencia democrática turca no se debe a la adhesión a estos valores islámicos, sino a su traición.

“Hablar en contra de la opresión es un derecho democrático, un deber cívico y un deber religioso”

La sociedad turca sigue siendo notablemente heterogénea. Los sunitas o alevíes, turcos, kurdos u otras etnias, musulmanes o no musulmanes, y ciudadanos turcos religiosamente practicantes o laicos en su estilo de vida se adhieren a muchas ideologías, filosofías y creencias diferentes. En una sociedad así, el esfuerzo por hacer que todos sean iguales es inútil e irrespetuoso con la humanidad. Una forma de gobernanza participativa o democrática en la que ningún grupo, mayoría o minoría, domina a los demás es la única forma viable de gobernanza para una población tan diversa. Lo mismo puede decirse de Siria, Irak y otros países vecinos de la región.

“La libertad es un derecho concedido por Dios, el Misericordioso, y nadie -ni ningún líder- puede quitársela.”

En Turquía o en cualquier otro lugar, los gobernantes autoritarios han explotado las diferencias dentro de la sociedad para polarizar a varios grupos y mantener su fortaleza en el poder. Cualesquiera que sean sus creencias o cosmovisiones, los ciudadanos deben reunirse en torno a los derechos humanos y las libertades universales y ser capaces de oponerse democráticamente a quienes violan estos derechos.

Hablar en contra de la opresión es un derecho democrático, un deber cívico y un deber religioso para los fieles. El Corán pide a los creyentes que no guarden silencio ante la injusticia: “¡Oh vosotros que creéis! Sed defensores y abanderados de la justicia, dando testimonio de la verdad por Dios, aunque vaya en contra de vosotros mismos, o de vuestros padres o parientes…” (sura 4, versículo 135).

Creer o no creer, vivir según las propias convicciones o cosmovisiones, con la condición de que no perjudiquen a las de los demás y ejercer las libertades fundamentales, en particular la libertad de expresión, hace de una persona un ser humano. La libertad es un derecho concedido por Dios, el Misericordioso, y nadie -ni ningún líder- puede quitársela.

“El propio término “Estado islámico” es en sí mismo una contradicción.”

Contrariamente a lo que afirman los islamistas políticos, el islam no es una ideología, es una religión. Incluye algunos principios de gobernanza, pero no representan más del 5% del corpus islámico total.

Reducir el islam a una ideología política es el mayor crimen cometido contra su espíritu. Todos los que han reflexionado sobre el enfoque islámico de la política y el Estado han cometido tres errores. Primero, confundieron el islam establecido por el Corán y la Sunna [dichos y hechos del profeta Muhammad] con el islam derivado de la experiencia histórica de los musulmanes. Es importante realizar un análisis crítico de la experiencia de los musulmanes y de los principios que de ella se desprenden para volver a las fuentes primarias, a fin de ofrecer un nuevo horizonte a los musulmanes de todo el mundo en los ámbitos de los derechos humanos, la democracia y la participación ciudadana.

“La soberanía del pueblo no significa que la soberanía ha sido tomada de Dios y dada a los seres humanos”

Segundo, otro error es confiar en las traducciones del Corán o de ciertos hadices para crear legitimidad para una ideología. Sin embargo, el espíritu del Corán y, si se puede decir así, la “filosofía” que alimenta la vida del Profeta sólo puede ser perceptible con una sana intención, un enfoque global y la búsqueda de la voluntad de Dios.

Finalmente, el tercer error postula una incompatibilidad entre religión y democracia, argumentando que la primera se basa en la soberanía de Dios y la segunda en la del pueblo. Ningún musulmán duda de que Allah es el dueño de todo a nivel cosmológico. Pero eso no significa que nosotros, sus criaturas, no tengamos voluntad, ni inclinación, ni habilidad para tomar decisiones. La soberanía del pueblo no significa que la soberanía ha sido tomada de Dios y dada a los seres humanos; significa que un asunto cuya competencia ha sido otorgada a los hombres por Dios no puede ser hipotecado por un líder autoritario o una oligarquía.

Además, el llamado “Estado” no es más que un sistema que los hombres han establecido para proteger sus derechos y libertades fundamentales y para garantizar la justicia y la paz. El Estado no es un fin en sí mismo, es un medio por el cual las personas pueden alcanzar la felicidad, aquí en este mundo y en el Más Allá. El propio término “Estado islámico” es en sí mismo una contradicción. Al no haber establecido el islam un clero, la teocracia es extraña a su espíritu. El Estado, una construcción resultante de un contrato social, está formado por seres humanos, por lo que no puede ser islámico ni sagrado.

“Erdogan ha arruinado la prometedora democracia de Turquía”

Las democracias son tan numerosas como variadas. El ideal que subyace en todas estas formas, que ningún grupo domina a otro, es también un ideal islámico. El principio de igualdad de los ciudadanos se basa en el principio del reconocimiento de la dignidad de cada ser humano y del respeto que se le debe como creación de Dios. Una forma de gobierno participativo o republicano está mucho más en resonancia con el espíritu islámico que otras formas de gobierno, como las monarquías y las oligarquías.

“En Turquía, continúa una amplia campaña de detenciones basadas en la culpabilidad por asociación”

El panorama actual de los dirigentes turcos se parece más a una oligarquía que a una democracia. ¿Cómo se llegó a esto?

Erdogan ha arruinado la prometedora democracia de Turquía, al tomar el control del aparato estatal, confiscar empresas y recompensar a sus afiliados. Con el fin de cerrar las filas detrás de él y profundizar su control sobre el poder, me declaró enemigo del Estado, acusándome a mí y a mis partidarios de ser la causa de todo mal. Un ejemplo típico de la búsqueda de la cabeza de turco. El régimen de Erdogan me ha perseguido a mí y a cientos de miles de personas, críticos de todas partes, pero especialmente del movimiento pacífico Hizmet. Manifestantes ecologistas, periodistas, académicos, kurdos, alevies, no musulmanes y algunos grupos sunitas críticos de Erdogan se han visto afectados por su agenda política. Miles de vidas han sido arruinadas por detenciones, despidos y otras injusticias.

Debido a la persecución en curso, miles de voluntarios de Hizmet han pedido asilo en países europeos, incluyendo Francia. Como nuevos residentes, deben respetar las leyes de estos países, ayudar a encontrar soluciones a los problemas de estas sociedades y luchar activamente contra la difusión de interpretaciones radicales del islam en Europa.

En Turquía continúa una amplia campaña de detenciones por asociación basadas en la culpabilidad. Más de 150.000 turcos han perdido sus empleos, 200.000 han sido puestos bajo custodia policial y 50.000 han sido enviados a prisión. Las personas que son procesadas por razones políticas y que quieren salir del país se ven privadas de su derecho fundamental a entrar y salir, y se les cancelan sus pasaportes.

Erdogan está socavando la reputación adquirida por la República Turca en la escena internacional desde 1923, explotando las relaciones diplomáticas y movilizando personal y recursos del gobierno para acosar y secuestrar a los partidarios del movimiento Hizmet en todo el mundo.

Los valores democráticos nunca han estado arraigados en la sociedad turca

En los últimos años, y ante esa persecución, los ciudadanos turcos han permanecido pasivos en sus demandas democráticas hacia sus líderes. La preocupación por la estabilidad económica es una de las razones de este comportamiento.

Pero también hay una razón histórica. Aunque la gobernanza democrática ha sido un ideal de la República Turca, los valores democráticos nunca han estado arraigados en la sociedad turca. La obediencia a un líder fuerte y al Estado siempre ha sido un tema recurrente en el currículo escolar.

Los golpes militares, que se producen casi cada diez años, no han permitido que la democracia arraigue ni avance. Los ciudadanos han olvidado que el Estado existe para la gente, y no al revés. Erdogan se aprovechó de esta psique colectiva.

“Creo firmemente que Turquía algún día encontrará su camino de vuelta a la democracia”

La democracia turca puede estar en coma a causa del régimen actual, pero sigo siendo optimista. La opresión nunca dura mucho tiempo. Creo firmemente que Turquía encontrará algún día el camino de vuelta a la democracia. Sin embargo, para que la democracia arraigue y sea sostenible, es necesario adoptar varias medidas.

En primer lugar, hay que revisar los programas escolares. Cuestiones como la igualdad de todos los ciudadanos y la protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales deben enseñarse a los estudiantes desde los primeros años, para que puedan ser sus tutores cuando crezcan. En segundo lugar, es necesario redactar una Constitución que no permita la dominación de la minoría o la mayoría y proteja los derechos humanos fundamentales proclamados en particular por la Declaración Universal de Derechos Humanos. La sociedad civil y la prensa libre deben estar protegidas por la Constitución para que puedan actuar como contrapeso al poder del Estado. Por último, los líderes de opinión deben hacer hincapié en los valores democráticos en sus discursos y acciones.

Turquía ha llegado a un punto en el que la democracia y los derechos humanos han quedado al margen. Ha perdido una oportunidad histórica de lograr una democracia al estilo europeo con una población predominantemente musulmana. Hace sólo una década, esta perspectiva se consideraba una posibilidad real.

Espero y rezo para que la reciente y triste experiencia de los países de mayoría musulmana conduzca a un despertar de la conciencia colectiva con el fin de formar líderes con un espíritu democrático que defiendan sinceramente las libertades humanas fundamentales. El islam no encontrará nada de qué quejarse.