Experto de la ONU Melzer expresa su profunda preocupación por el aumento de las denuncias de tortura en Turquía


El relator especial de las Naciones Unidas sobre la tortura, Nils Melzer, expresó su profunda preocupación por el aumento de las denuncias de tortura y otros malos tratos bajo custodia policial turca desde que finalizó su visita oficial al país en diciembre de 2016.

Melzer dijo que estaba alarmado por las acusaciones de que un gran número de personas sospechosas de estar vinculadas al movimiento Gülen o al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) estaban expuestas a técnicas de interrogatorio brutales para obtener confesiones forzadas o coaccionar a detenidos para incriminar a otros.

El abuso denunciado incluía palizas severas, descargas eléctricas, exposición a agua helada, privación de sueño, amenazas, insultos y agresión sexual.

El relator especial dijo que las autoridades no parecían haber tomado ninguna medida seria para investigar estas acusaciones o exigir responsabilidades a los autores.

En su lugar, las denuncias de tortura fueron desestimadas por el fiscal, alegando un “decreto de estado de excepción (artículo 9 del Decreto Nº 667)” que, según se informa, exime a los funcionarios públicos de responsabilidad penal por los actos cometidos en el contexto del estado de excepción.

“El derecho humano a no ser sometido a torturas y otros malos tratos es absoluto e inderogable, y sigue aplicándose en todas las situaciones de inestabilidad política o en cualquier otra emergencia pública”, dijo el relator especial. Ninguna circunstancia, por excepcional y bien argumentada que sea, puede justificar nunca la tortura o cualquier forma de impunidad por esos abusos.

“La tortura no sólo es un método de interrogatorio notoriamente ineficaz, sino que constituye el ataque más fundamental a la dignidad humana y siempre figura entre los crímenes internacionales más graves, incluidos los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad”.

Melzer dijo que al invitar a su mandato a visitar el país en diciembre de 2016, poco después de un intento de golpe de Estado, el Gobierno había demostrado su compromiso con su política oficial de “tolerancia cero” a la tortura.

“Sin embargo, el hecho de que las autoridades no hayan condenado públicamente la tortura y los malos tratos y no hayan hecho cumplir la prohibición universal de dichos abusos en la práctica diaria parece haber fomentado un clima de impunidad, autocomplacencia y aquiescencia que socava gravemente esa prohibición y, en última instancia, el Estado de derecho”, dijo.

El relator especial también dijo que seguía interesado en entablar un “diálogo directo y constructivo” con las autoridades turcas para lograr la plena aplicación de la prohibición de la tortura y los malos tratos.

La Asociación de los Derechos Humanos (IHD, por sus siglas en turco) y la Fundación de los Derechos Humanos de Turquía (TIHV) afirmaron en diciembre de 2017 que 2.278 personas fueron torturadas y 11 secuestradas en Turquía durante los primeros 11 meses de 2017.

En un informe titulado “Tortura hasta la muerte”, los investigadores del Stockholm Center For Freedom expusieron el 21 de noviembre de 2017 el caso del profesor de historia Gökhan Açikkollu, de 42 años de edad, que murió tras sufrir 13 días de tortura y malos tratos durante la detención policial en Estambul.


La tortura, los malos tratos, el trato abusivo, inhumano y degradante de las personas privadas de sus libertades en los centros de detención y las cárceles de Turquía se han convertido en una norma, en lugar de una excepción, debido al aumento de la euforia nacionalista y el fanatismo religioso en el país tras un controvertido intento de golpe de Estado el 15 de julio de 2016.

Stockholm Center For Freedom (SCF) ha publicado en uno de sus informes titulado “Sospechosas muertes y suicidios en Turquía” que ha habido un aumento en el número de muertes sospechosas en Turquía, la mayoría en cárceles y centros de detención turcos donde se practica tortura y malos tratos. En la mayoría de los casos, las autoridades concluyeron que se trataba de suicidios sin ninguna investigación efectiva e independiente.


La muerte sospechosa también se ha producido más allá de los muros de la prisión, en medio de presiones psicológicas y amenazas de encarcelamiento inminente y tortura, a veces tras la liberación de sospechosos o justo antes de la detención. El SCF ha compilado 106 casos de muertes sospechosas y suicidios en Turquía en una lista el 28 de diciembre de 2017 en un formato de base de datos con la opción de búsqueda.