“Exdiplomáticos detenidos por supuestos vínculos con Gülen sujetos a severas torturas”

Unos 20 exempleados del Ministerio de Asuntos Exteriores turco que se encontraban entre los 100 detenidos la semana pasada como parte de una investigación sobre presuntas irregularidades en los exámenes para reclutar personal entre 2010 y 2013 están siendo sometidos a fuertes torturas, denunció Ömer Faruk Gergerlioğlu, diputado del pro kurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP) y reconocido activista de derechos humanos. Gergerlioğlu planteó el tema en las redes sociales: «Hay denuncias de graves torturas, incluyendo la inserción de una porra por el ano al ex personal del Ministerio de Asuntos Exteriores que está actualmente detenido en el departamento de delitos financieros del Departamento de Policía de Ankara».

Gergerlioğlu dijo que había unas 100 personas detenidas y pidió al Ministerio del Interior que explicara las denuncias de tortura.

Se cree que los detenidos tienen vínculos con el movimiento Gülen, acusado por el Gobierno turco de haber planeado el fallido intento de golpe de Estado del 15 de julio de 2016. El movimiento, inspirado por el clérigo Fethullah Gülen, autoexiliado en Estados Unidos, niega rotundamente cualquier implicación en el fallido golpe de Estado.

Tras la intentona, el Gobierno turco lanzó una represión masiva contra los seguidores del movimiento con el pretexto de una lucha antigolpista como resultado de la cual más de 150.000 personas fueron retiradas de los puestos de trabajo del Estado, mientras que más de 50.000 fueron encarceladas y unas 600.000 personas fueron investigadas por acusaciones de terrorismo.

Gergerlioğlu también presentó una investigación en el Parlamento sobre las acusaciones de tortura de los exdiplomáticos.

En la investigación, el diputado dijo que un equipo especial de la Organización Nacional de Inteligencia turca (MİT) habría cometido actos de tortura contra 20 de los diplomáticos detenidos en Ankara.

«Uno de los diplomáticos se desmayó cuando le insertaron una porra por el ano y lo llevaron a un hospital, y la tortura continuó allí. Su cabeza fue golpeada contra la pared. Se emitió un informe médico en el que se afirmaba que no se habían cometido actos de tortura o malos tratos, pero las fotos demuestran que fue torturado físicamente», según Gergerlioğlu.

También se obliga a los detenidos a firmar declaraciones preparadas de antemano.

Según la prensa turca, la detención de los antiguos funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores es un intento de intimidar al antiguo ministro de Exteriores Ahmet Davutoğlu, quien, según se afirma, se está preparando para establecer un partido rival a su antiguo Partido de Justicia y Desarrollo (AKP). (turkishminute.com)