Ex fiscal turco recluido en régimen de aislamiento desde hace 500 días


El ex fiscal Sadrettin Sarikaya ha estado recluido en régimen de aislamiento desde hace más de 500 días, según su hijo Seyfullah Sarikaya.

Sadrettin Sarikaya, el fiscal que había invitado a Hakan Fidan, el jefe de Organización Nacional de Inteligencia de Turquía (MIT) para que testificara como parte de una investigación en 2012 sobre el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), fue destituido de su cargo por presuntos vínculos con el movimiento Gülen y encarcelado en espera de juicio en febrero de 2017.

“Ya es suficiente. Mi padre Sadrettin Sarikaya ha estado en una celda de durante 500 días. A pesar de que no estáis proporcionando un juicio justo, que [al menos] mostréis algo de misericordia. ¡Esto es tortura!”, dijo su hijo Seyfullah en su cuenta de Twitter.

El gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) dirigido por el presidente Recep Tayyip Erdogan ha arrestado a un total de 2.431 jueces y fiscales y ha despedido a otros 4.424 en el sistema judicial desde un controvertido intento de golpe militar el 15 de julio de 2016, según un fallo de la Asamblea General de la Corte Constitucional a principios de agosto de 2017.

El gobierno también ha procesado a 1.539 abogados, arrestado a 580 y sentenciado a 103 abogados a largas penas de prisión desde el intento de golpe, según un informe publicado por The Arrested Lawyers Initiative.

“Ha habido una campaña implacable de arrestos que se ha dirigido a abogados de todo el país. En 77 de las 81 provincias de Turquía, los abogados han sido detenidos y encarcelados bajo cargos falsos como parte de investigaciones criminales orquestadas por las autoridades políticas y llevadas a cabo por fiscales provinciales”, dice The Arrested Lawyers Initiative.

El poder judicial turco está siendo criticado por actuar por órdenes del autocrático presidente turco Recep Tayyip Erdogan y no basar sus decisiones en la ley. Los jueces turcos que toman decisiones que molesten a Erdogan son reemplazados o encarcelados.
Turquía ha caído a la posición 101 de 113 países en el “Índice de Estado de Derecho 2017-18” del World Justice Proyect, un indicador integral de adhesión al Estado de derecho.