[OPINIÓN] Erdogan intensifica el conflicto con Kosovo por la deportación de los turcos vinculados con Gülen

por Amberin Zaman
“Kosovo es Turquía, y Turquía es Kosovo.” Esta afirmación, hecha por el presidente turco Recep Tayyip Erdogan en 2013 mientras servía como primer ministro, debe haber sido espeluznantemente cierta para seis ciudadanos turcos, ya que los oficiales de inteligencia turcos los echaron de Kosovo en un jet privado el 29 de marzo.

Los hombres, cinco profesores de colegios turcos y un médico, han sido acusados de tener vínculos con Fethullah Gülen, el clérigo sunita radicado en Pensilvania al que el Gobierno turco culpa del fallido intento de golpe de Estado de 2016. Las deportaciones, que los defensores de los derechos humanos denunciaron como ilegales, han provocado temblores en el pequeño Estado balcánico, han puesto de manifiesto el alcance de la impunidad turca y han desatado tensiones entre Turquía y su antiguo dominio otomano.

El primer ministro de Kosovo, Ramush Haradinaj, ha negado tener conocimiento del asunto. Despidió a su ministro del Interior y jefe de espionaje el día después del incidente por su supuesta complicidad. El Ministerio de Asuntos Exteriores de Kosovo declaró en una declaración: “La detención y deportación de los ciudadanos turcos con un permiso de residencia regular… está… en contradicción directa con las normas internacionales“.

Esto provocó una reacción de enojo por parte de Erdogan, quien respondió que Haradinaj “pagaría” por sus acciones. “¿Desde cuándo has empezado a defender a los que intentaron hacer un golpe de Estado contra Turquía?”, tronó el 31 de marzo. Un Haradinaj tranquilo, que visitó a las esposas de los turcos secuestrados, siguió con su propia salva en una entrevista con el servicio albanés de la Voice of America, comentando: “Los [presuntos] Gülenistas no fueron deportados, fueron robados”.

Turquía es uno de los mayores inversores en Kosovo, que declaró su independencia de Serbia en 2008. Contratistas turcos con estrechos vínculos con Erdogan construyeron el aeropuerto del país y están construyendo autopistas con proyectos por valor de alrededor de 2.000 millones de dólares. Sin embargo, la generosidad de Turquía ha tenido un precio. Ankara ha exigido que Kosovo revise sus libros de texto de historia para pintar a los otomanos de una manera más amable. El Gobierno debidamente obligado, eliminando las referencias al “cruel dominio otomano”.

Cuando el periodista kosovar Berat Buzhala publicó un comentario satírico en Facebook exhortando a sus conciudadanos de vacaciones en Turquía a apoyar a los golpistas durante su fallido golpe, el embajador de Turquía en Pristina exigió que las autoridades de Kosovo emprendieran acciones legales contra él.

Enver Robelli, otro destacado periodista kosovar, dijo entonces: “La escandalosa demanda del embajador explica cómo Turquía considera que su posición política y económica en Kosovo es tan poderosa, que no duda ni siquiera en tratar con la ‘revisión’ de los medios de comunicación”.

Al comentar el escándalo más reciente, Robelli dijo a Al-Monitor: “La gente está irritada porque Erdogan ataca al primer ministro. La mayoría de los medios de comunicación locales informan que Erdogan se comporta como si fuera el rey de Kosovo”. En relación con la rivalidad entre el presidente de Kosovo, Hashim Thaci, y Haradinaj, Robelli dijo: “El presidente Thaci quiere hacerse el duro. Tiene fuertes conexiones con Erdogan. Al parecer, Thaci organizó el arresto y la entrega de los seis turcos a espaldas de Haradinaj”.

Thaci, sin embargo, condenó inicialmente las acciones de Turquía, diciendo que estaba “desilusionado” de que las instituciones de su propio país no hubieran protegido a los ciudadanos extranjeros que trabajaban en Kosovo. Sin embargo, en el transcurso de unos días, cambió de opinión y acusó a los hombres turcos de haber llevado a cabo “actividades peligrosas e ilegales” en el país. No ofreció ninguna prueba que apoyara sus afirmaciones.

En un artículo publicado en el Washington Post, Nate Schenkkan, experto en Turquía y los Balcanes de la organización Freedom House, calificó el incidente de “ejemplo en tiempo real de la amenaza que supone el flagrante desprecio de las normas internacionales por parte de Ankara”. Añadió que “los países que acogen a ciudadanos turcos en todo el mundo deberían ser conscientes de que los esfuerzos de Ankara por localizar a sus opositores en el extranjero suponen una amenaza para su Estado de Derecho nacional”.

EE.UU. tal vez quiera considerarse a sí mismo como notificado. Hace unos días, Erdogan dijo a miembros de su partido gobernante, AKP: “El que huyó a Pensilvania está en un gran aprieto. Se pregunta cuál será su fin. Compartirá el mismo fin que los de Kosovo”. En noviembre, Wall Street Journal informó que el ex asesor de seguridad nacional Michael Flynn estaba siendo investigado por el FBI por su supuesto papel en las conversaciones con funcionarios turcos sobre el posible secuestro de Gülen a cambio de 15 millones de dólares.

Los medios de comunicación turcos informaron el 2 de abril que las autoridades habían ordenado el arresto de Gülen y otros siete por cargos adicionales de conspirar para asesinar al embajador de Rusia en Turquía, Andrei Karlov en 2016. El enviado fue asesinado a tiros en una galería de arte por un agente de policía fuera de servicio que gritó “Allahu akbar” y “No os olvidéis de Alepo”, lo que dio lugar a especulaciones de que estaba relacionado con Frente al-Nusra, el grupo rebelde sirio vinculado a Al Qaeda.
Turquía sigue exigiendo la extradición de Gülen y mientras tanto ha aumentado la presión sobre los gobiernos extranjeros para que entreguen a miembros de su movimiento y cierren cientos de colegios dirigidos por la organización que dirige. Algunos países africanos, como Senegal y Gambia, han cedido, al igual que Pakistán y Afganistán, todos beneficiarios de la ayuda turca. Turquía ha cerrado 1.064 escuelas privadas y 15 universidades, principalmente por supuestos vínculos con Gülen.

El ministro de Justicia, Abdulhamit Gul, declaró en febrero que 38.470 personas acusadas de estar vinculadas con la red “terrorista” de Gülen habían sido condenadas o estaban detenidas. Miles de personas relacionadas con el movimiento, y por lo tanto consideradas automáticamente culpables a través de la asociación, han huido del país.

Los expertos jurídicos dicen que el estatuto de Kosovo -que todavía no ha sido admitido en las Naciones Unidas, debido a las objeciones de Rusia y Serbia- sigue siendo una zona gris, lo que hace que la mayoría de la nación musulmana sea vulnerable a los abusos externos.

Basak Cali, profesora de Derecho internacional en la Hertie School of Governance de Berlín, dijo a Al-Monitor:La situación en Kosovo, tal y como se informa en la prensa, es decir, la entrega de estas personas por parte de la inteligencia kosovar a los agentes de inteligencia turcos, no es un proceso judicial. No se trata de una extradición que sigue a una solicitud de un Estado a otro en virtud de un tratado de extradición sujeto a revisión judicial kosovar. Si se tratara de un proceso judicial, los tribunales kosovares tendrían que haber evaluado el motivo de la extradición. Los tribunales también habrían evaluado el riesgo de tortura, ya que forma parte de las garantías constitucionales de Kosovo”.

Miles de ciudadanos turcos a los que se ha negado la justicia en Turquía han solicitado una reparación al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Cali señaló que Kosovo, sin embargo, no es parte en el tribunal con sede en Estrasburgo, por lo que los seis ciudadanos turcos de Kosovo no pueden apelar sus casos allí. En el mejor de los casos, dijo Cali, “el sistema interno de Kosovo puede tener como objetivo responsabilizar a los involucrados, pero eso sólo se aplicaría a los kosovares”.

Amberin Zaman es columnista de Turkey Pulse de Al-Monitor, que ha cubierto Turquía, los kurdos y Armenia para The Washington Post, The Daily Telegraph, The Los Angeles Times y Voice of America. Fue corresponsal de The Economist en Turquía entre 1999 y 2016. Fue columnista del diario liberal Taraf y del diario Haberturk antes de cambiar al portal de noticias online independiente turco Diken en 2015.
Sigue en Twitter: @amberinzaman