Erdogan dice que Fethullah Gülen será secuestrado al igual que los 6 ciudadanos turcos en Kosovo


El autocrático presidente turco Recep Tayyip Erdogan ha dicho que el erudito musulmán turco Fethullah Gülen, que vive en los EE.UU., se enfrentará al mismo fin que los seis turcos que fueron secuestrados en Kosovo y deportados a Turquía el 29 de marzo, informó la agencia estatal de noticias Anadolu.

El servicio de inteligencia turco (MİT) secuestró el jueves a seis ciudadanos turcos, un médico y cinco profesores que trabajaban para un grupo de colegios afiliados al movimiento Gülen y los trasladó a Turquía el mismo día.

Alabando la operación del MİT durante una reunión de su partido en Estambul el sábado, Erdogan dijo: “El que huyó a Pensilvania [Fethullah Gülen] se mete en un gran lío. Se pregunta cuál será su fin. Compartirá el mismo fin que los de Kosovo”.

“Estoy de pie gracias a las oraciones de esta nación. Supongo que están buscando las oraciones de Hans y Georges [cristianos]. Esta es la diferencia entre nosotros”, agregó Erdogan.

El secuestro de los ciudadanos turcos desencadenó una crisis política en Kosovo. El primer ministro Haradinaj despidió el viernes al ministro del Interior y al jefe del servicio secreto.

Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch, tuiteó el sábado que los seis ciudadanos turcos correrían el riesgo de sufrir tortura y abusos en Turquía.

El año pasado, los medios de comunicación estadounidenses informaron de que Fethullah Gülen, que ha vivido en el autoexilio en Pensilvania desde 1999, formaba parte de un posible acuerdo entre el ex asesor de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn, y altos funcionarios turcos.

Un supuesto plan que involucró a Flynn en el secuestro forzoso de Gülen a cambio de millones de dólares está siendo investigado por el Asesor Especial Robert Mueller, según “The Wall Street”. “Según los datos aportados por el FBI, los portavoces del Gobierno de Erdogan ofrecieron al exconsejero de Trump 15 millones de dólares a cambio de facilitar la entrega de Fethullah Gülen, uno de los hombres más perseguidos por Ankara. Los investigadores aseguran que el plan consistía en transportar al clérigo en un jet privado desde Estados Unidos, directamente a una cárcel turca.”

“La Oficina Federal constató que el pasado diciembre, cuando formaba parte del equipo del entonces presidente electo Trump, el teniente general Flynn mantuvo un encuentro con portavoces de Erdogan en el Club 21 de Nueva York. En aquella cita, en la que también estaba presente su hijo Matt, aunque no las personas que han aportado la información al FBI, los representantes de Erdogan le ofrecieron dinero para facilitar la entrega de Gülen, de quien Ankara demandado la extradición a Washington desde hace años. De haberse materializado el plan, publicado por «The Wall Street Journal», el clérigo habría terminado en la prisión de la isla turca de Imrali.”

La supuesta reunión para discutir el secuestro de Gülen siguió a otra reunión en septiembre en Nueva York entre Flynn y Berat Albayrak, ministro de energía de Turquía y yerno del presidente Erdogan, y el ministro de Asuntos Exteriores Mevlüt Çavusoglu, con la asistencia del ex director de la CIA James Woolsey, quien describió la propuesta al The Wall Street Journal como “un paso encubierto en la oscuridad de la noche para alejar a este tipo”.

“El presidente turco aprovechó el intento de golpe de Estado en su país, el pasado año, para presionar con más fuerza a Washington y conseguir la captura del clérigo, a quien culpó de la asonada militar. Aunque en muchos círculos políticos y periodísticos se sigue manteniendo que los sucesos de Turquía fueron un autogolpe del propio Erdogan como excusa para acentuar su represión en el país.”

Erdogan y el Gobierno del AKP persiguieron una campaña represiva contra el movimiento Gülen tras las operaciones de corrupción en diciembre de 2013, en la que estaban implicados el círculo íntimo del Gobierno y el entonces primer ministro Erdogan.

Erdogan también acusa al movimiento Gülen de haber planeado un intento de golpe de Estado en Turquía el 15 de julio de 2016.

A pesar de que el movimiento negó enérgicamente su participación en el golpe fallido, Erdogan lanzó una caza de brujas contra el movimiento después del golpe de Estado.

Un total de 62.895 personas fueron detenidas en 2017 como parte de las investigaciones del movimiento, según informes del Ministerio del Interior.

El ministro del Interior turco, Süleyman Soylu, dijo el 5 de enero que 48.305 personas fueron encarceladas en 2017 por el movimiento Gülen.

Soylu dijo el 12 de diciembre que 55,665 personas han sido encarceladas y 234,419 pasaportes han sido revocados como parte de las investigaciones del movimiento desde el fallido golpe.

El 16 de noviembre Soylu había dicho ocho grupos de empresas y 1.020 empresas fueron confiscadas como parte de las operaciones contra el movimiento.

El Ministerio de Justicia anunció el 13 de julio que 169.013 personas han sido procesadas por cargos de golpismo desde el fracaso del golpe.

Turquía ha suspendido o despedido a más de 150.000 jueces, maestros, policías y otros funcionarios públicos desde el 15 de julio de 2016 mediante decretos gubernamentales emitidos como parte de un estado de emergencia declarado tras el intento de golpe.