Erdogan afirma que las reformas bajo su gobierno hicieron que los medios de comunicación de Turquía fueran más democráticos y libres


El presidente autócrata del país designado como el mayor carcelero de periodistas profesionales del mundo, Recep Tayyip Erdogan, quien dijo en octubre en la inauguración del nuevo curso escolar que «No puede haber una democracia con medios de comunicación» porque, a su juicio, no refleja lo que piensa el pueblo afirmó el miércoles en un mensaje que gracias a las reformas que se han llevado a cabo bajo su gobierno, Turquía cuenta con unos medios de comunicación más democráticos y libres.

En vísperas del Día del Periodista Trabajador, Erdogan describió a los medios de comunicación sin restricciones como un requisito de la democracia.

«Aunque los medios de comunicación me han hecho daño de vez en cuando, siempre he luchado, y sigo haciéndolo, para asegurar que las diversas voces y culturas puedan expresarse libremente y expresar sus opiniones», dijo Erdogan, según la agencia de noticias Anadolu.

Turquía ha sido designada como el principal carcelero de periodistas del mundo por una serie de organismos internacionales. Reporteros Sin Fronteras (RSF) publicó en diciembre un informe, titulado “BALANCE 2018 de periodistas asesinados, detenidos, secuestrados y desaparecidos en el mundo“, que incluye una amplia cobertura de todas las violaciones contra periodistas en todo el mundo. La sección sobre Turquía centra su atención en la naturaleza “arbitrariedad” del régimen, al tiempo que afirma que en 2018 80 periodistas fueron condenados a penas de prisión o a pagar multas por acusaciones tan diversas como: “propaganda terrorista”, “denigración de la nación turca” e “insulto al jefe de Estado”.

Sin embargo, en su mensaje para celebrar el Día del Periodista Trabajador, Erdogan dijo: «Sólo una prensa libre y justa puede ayudar a lograr una sociedad abierta al mundo, capaz de seguir todas las cuestiones que preocupan a su país y a la humanidad, que pueda expresar sus opiniones, que sea participativa y que esté a la altura de las realidades del momento».

Turquía sigue encarcelando y persiguiendo a los periodistas mientras los medios de comunicación siguen siendo castigados por las autoridades por su cobertura crítica. Desde el fallido intento de golpe de Estado en julio de 2016, un total de 189 medios de comunicación han sido cerrados, según TurkeyPurge.com.