Encuesta: La mayoría de los turcos creen que Europa quiere dividir a Turquía

Una abrumadora mayoría de los turcos creen que Europa quiere dividir a Turquía de la misma manera que el Imperio otomano fue dividido, según una encuesta pública realizada por la Universidad Bilgi de Estambul.

La encuesta, titulada “Türkiye’de Kutuplasmanin Boyutlari” (Dimensiones de la polarización en Turquía), se llevó a cabo en noviembre y diciembre de 2017 a 2.004 adultos de 16 provincias turcas mediante entrevistas cara a cara.

El profesor asociado Emre Dogan dirigió la encuesta, que se llevó a cabo con el apoyo financiero de la German Marshall Fund de EE.UU.

Cuando se les preguntó en una sección titulada “Síndrome de Sèvres” si los países europeos quieren dividir a Turquía tal como lo hicieron con el Imperio otomano en el pasado, el 87.6 por ciento de los encuestados respondieron afirmativamente.

El porcentaje de los que piensan que la Unión Europea está exigiendo a Turquía reformas similares a las citadas en el Tratado de Sèvres es del 73,2 por ciento.

El Tratado de Sèvres fue firmado en 1920 por las Potencias Centrales tras su derrota en la Primera Guerra Mundial y marcó el inicio de la división del Imperio otomano y su desmembramiento.

Según el 54,3 por ciento de los encuestados, EE. UU. representa la mayor amenaza para Turquía, seguido de Israel con un 14 por ciento.

Cuando se les preguntó a qué partido se sentían más distantes, el 53 por ciento dijo que era el pro-kurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP), seguido por el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) con un 24 por ciento.

La encuesta también reveló que la institución de mayor confianza en Turquía es el ejército, seguido por la Presidencia y luego por las universidades, el gobierno y los tribunales.

La confianza en el sistema judicial turco ha disminuido drásticamente en los últimos años, ya que se acusa al gobierno del AKP de utilizar el poder judicial como herramienta para silenciar y castigar a sus críticos. Según muchos, el gobierno del AKP ha creado un poder judicial partidista.