El Tribunal Europeo de Derechos Humanos: “Turquía intentó limitar la democracia con la detención de Demirtaş”


El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) dictaminó que Turquía intentaba limitar las libertades democráticas y el debate político internando a Selahattin Demirtaş, líder de un partido de la oposición prokurdo.

El tribunal dijo que la detención continuada de Demirtaş, que fue arrestado en noviembre de 2016 por cargos de terrorismo, a través de dos campañas políticas cruciales, a saber, un referéndum de 2017 sobre el fortalecimiento de los poderes presidenciales y las elecciones presidenciales de junio, fue diseñada deliberadamente para sofocar la democracia. Pidió su inmediata liberación.

Varias prórrogas de la detención del demandante “perseguían el propósito ulterior predominante de sofocar el pluralismo y limitar la libertad de debate político, que está en el centro mismo del concepto de una sociedad democrática”, dijo el tribunal de Estrasburgo, con sede en Francia, en el fallo de hoy.

La decisión del tribunal supone un nuevo golpe a los esfuerzos de Turquía por conseguir la adhesión a la Unión Europea, arruinada por las afirmaciones de la UE de que el país se está desviando de los valores democráticos del bloque bajo el mandato del presidente Recep Tayyip Erdogan. Turquía ha detenido a decenas de miles de políticos, periodistas, académicos y burócratas acusados de terrorismo desde el fallido golpe militar de julio de 2016, lo que ha provocado una protesta de los gobiernos occidentales y de los defensores de los derechos humanos. Erdogan, que ganó más poderes en las elecciones de junio, celebradas bajo el estado de emergencia, dice que las medidas son necesarias para mantener la democracia y el orden en el país.

“Un claro veredicto del Tribunal Europeo de Derechos Humanos: Demirtaş debe ser liberado inmediatamente”, dijo Kati Piri, la relatora para Turquía de la UE, en una declaración en Twitter. “Su detención es de naturaleza política, no criminal.”

Demirtaş, de 44 años, que se presentó sin éxito contra Erdogan en las elecciones presidenciales del 24 de junio en Turquía desde su celda, fue arrestado por cargos de terrorismo junto con otros miembros del prokurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP). Turquía afirma que los políticos y activistas apoyaron al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), un grupo militante reconocido como terrorista por la UE y los Estados Unidos.

“El tribunal considera que el Estado demandado [Turquía] debe garantizar que se ponga fin a la detención preventiva del demandante… en la fecha más temprana posible, a menos que se presenten nuevos motivos y pruebas que justifiquen la continuación de su detención”, dijo el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en la sentencia.

Erdogan, hablando con sus diputados en el Parlamento en Ankara, respondió al fallo del tribunal diciendo que Turquía no lo respetaría.

“La decisión no nos obliga”, dijo. “Lo contrarrestaremos y terminaremos lo que estamos haciendo.”

Daniel Holtgen, director de comunicaciones del Consejo de Europa, dijo que Turquía está obligada a aplicar las decisiones del tribunal.

Demirtaş, que enfrenta una pena máxima combinada de 183 años de cárcel, había solicitado al Tribunal Constitucional turco junto con otros miembros del HDP, diciendo que su detención era inconstitucional y constituía una “violación de la libertad y la seguridad individuales, la libertad de expresión y el derecho electoral”. En febrero de 2017 presentó una solicitud al Tribunal Europeo de Derechos Humanos en la que afirmaba que el tribunal turco no había llevado a cabo una investigación.