[OPINIÓN] El secuestro de disidentes turcos puede tener como objetivo a los ciudadanos europeos

por Ugur Tok*
Seis ciudadanos turcos, cinco profesores y un cardiólogo que vivían en Kosovo han sido detenidos por las autoridades kosovares y entregados a la inteligencia turca la semana pasada. La comunidad internacional está conmocionada por el carácter ilegal de la detención y entrega de los turcos sin audiencia en los tribunales y sin un juicio justo.

El régimen de Erdogan ha conseguido manipular el mecanismo de inteligencia kosovar pasando por alto la oficina del primer ministro. Anteriormente, una familia de Pakistán y dos hombres de Malasia fueron llevados a Turquía de la misma manera. Según Bekir Bozdag, viceprimer ministro de Turquía, la agencia de inteligencia turca ha traído a Turquía 80 personas del extranjero. Huelga decir que los secuestrados se enfrentan a la tortura durante los secuestros y después de que fueron llevados a Turquía.

Kosovo, Pakistán y Malasia son conocidos por sus vínculos económicos con el régimen de Erdogan. El presidente Erdogan no duda en utilizar la economía como palanca contra otros gobiernos para cazar a sus oponentes. Además, juega la carta comercial para apaciguar a los gobiernos europeos. Incluso Alemania, Francia y el Reino Unido son criticados por implicar acuerdos comerciales turbios con el gobierno de Erdogan, aunque se espera que tomen medidas contra las graves violaciones de los derechos humanos. Deniz Yucel, el periodista de Die Welt que fue liberado después de acalorados debates entre los gobiernos alemán y turco, sintió que tenía que decir que no quería ser parte de ningún tipo de trato sucio.

Erdogan ha destruido primero el sistema judicial y ha castigado a todos los medios de comunicación que se oponían a él. Ahora, tanto el poder judicial como los medios de comunicación están bajo su control absoluto. Ahora hace el papel de Dios en el país declarando a sus oponentes como terroristas y enjuiciándolos y sentenciándolos a duras penas de cárcel.

Por ejemplo, se ha condenado a cadena perpetua agravada a los hermanos Altan y Nazli Ilicak, junto con otros tres periodistas, por cargos absurdos como difundir mensajes subliminales en apoyo del golpe. Cada persona razonable en Turquía sabe que esta decisión no fue tomada por los tres jueces de la corte. Fue la alianza Erdogan-Ultranacionalista la que lo ordenó como venganza por lo que estos periodistas reivindicaron en el pasado.

Según cifras oficiales, más de 400.000 personas, entre ellas el conocido filántropo Osman Kavala, el presidente de Amnistía Internacional, Taner Kilic, el pastor norteamericano Andrew Brunson, el académico norteamericano Henri Barkey, el líder del HDP, Selahattin Demirtas, el científico de la NASA Serkan Golge, 2.500 jueces, miles de académicos, casi 300 periodistas están siendo procesados por cargos absurdos similares.

Después de consolidar el régimen autocrático en su país, Erdogan ha extendido sus largos brazos a países con gobiernos que podría manipular fácilmente. Algunos de los gobiernos africanos y algunos países musulmanes gobernados por los aliados de Erdogan se han convertido en el campo de prueba de Erdogan para ver la reacción de la comunidad internacional contra la falta de respeto del Estado de derecho por parte del Gobierno turco. Él vio que él podría ir tan lejos como él puede sin hacer frente a la reacción seria de los gobiernos occidentales para su cruzar las líneas.

Uno de los periodistas leales a Erdogan dijo que la agencia de espionaje turca también debe secuestrar al periodista Can Dundar y devolverlo a Turquía. En otras palabras, los nuevos objetivos del régimen de Erdogan serán probablemente los que huyeron a las democracias occidentales. No se trata de una especulación, sino de un hecho aterrador, porque las autoridades suizas ya han denunciado e impedido un intento de secuestro de un ciudadano turco en Suiza.

El autor fue identificado como empleado de la embajada turca en Berna. En otro caso, un jugador de fútbol kurdo-alemán fue atacado por pistoleros en una carretera alemana. Deniz Naki, el famoso jugador de fútbol, dijo que está convencido de que fue atacado por sus críticas a Erdogan por la ofensiva en Afrin.

A principios de enero de 2013, tres altos cargos del PKK fueron asesinados por un asaltante en París. Después de las investigaciones, se supo que la inteligencia turca estaba involucrada en los asesinatos. Se mostró una grabación de voz como prueba de que Omer Guney, el asesino, estaba en contacto con miembros de la inteligencia turca.

Además, a finales de 2016, el ministro turco de Energía y yerno de Erdogan, Berat Albayrak, se reunió con Mike Flynn y el jefe de la CIA, Woolsey, para discutir el secuestro de un clérigo turco en suelo estadounidense. Aunque Flynn ha pagado su turbio negocio con Rusia y Turquía perdiendo su carrera y reputación, los funcionarios turcos que involucran tales complots ilegales hasta ahora no han sido responsabilizados.

La cuestión de los refugiados, el acercamiento a Rusia y los asuntos económicos turbios llevan a la comunidad internacional a jugar a favor de Erdogan. Pero, el Gobierno de Erdogan es obviamente una amenaza a la seguridad incluso para los europeos comunes, como Mehmet Ugur, signatario de la Petición por la Paz y profesor de la Universidad de Greenwich, afirmó acertadamente. Mientras los líderes europeos continúen persiguiendo una política de apaciguamiento con Erdogan llamándola “Realpolitik”, no dudará en apuntar a los ciudadanos de los países europeos.

*El Dr. Ugur Tok es el director de Platform for Peace and Justice, establecida en Bruselas, que aboga por los derechos humanos y la libertad de expresión en Turquía.