El periodista turco encarcelado Alkan: “¡No me disculparé con el opresor!”


El periodista encarcelado de Zaman, Ahmet Turan Alkan, dice que no se arrepiente de sus escritos, preparado para morir en la cárcel.

Ahmet Turan Alkan, un columnista del ahora cerrado diario Zaman que fue encarcelado tras un fallido intento de golpe de Estado en Turquía el 15 de julio de 2016, ha enviado una carta desde la prisión de Silivri, donde ha estado encarcelado desde hace 22 meses.

En su carta, Alkan, de 65 años, explica cómo su juicio tiene motivaciones políticas y carece de fundamento jurídico y dice valientemente que nunca se ha arrepentido de haber escrito los artículos que ahora se presentan como pruebas penales contra él.

El escritor, que enfrenta una sentencia de cadena perpetua y 15 años adicionales por cargos de golpe de Estado y terrorismo, dice que nunca se disculpará con el gobierno por simplemente expresar sus opiniones críticas y está dispuesto a permanecer tras las rejas, e incluso morir allí.

El texto completo de la carta de Alkan es el siguiente:

Pensaba que los delitos de pensamiento eran cosa del pasado.

Soy un criminal del pensamiento…

Los delitos de pensamiento se han convertido en una cosa del pasado en todo el mundo. Al igual que la tuberculosis, la malaria o la viruela, los delitos de pensamiento han sido erradicados. Lamentablemente, en mi país se están resucitando.

Existe una fuerte desproporción entre las penas solicitadas y los actos cometidos. El poder judicial ha quedado bajo el control total del gobierno y ha perdido su independencia e imparcialidad tras el fallido intento de golpe de Estado en Turquía el 15 de julio de 2016.

La proporción de los que no confían en el poder judicial turco supera ahora el 85 por ciento.

La cuarta y probablemente la última audiencia mía y de mis colegas tendrá lugar el 10 y 11 de mayo de 2018. El tribunal, que está sometido a una fuerte presión política, nos impondrá las penas máximas a nosotros, periodistas y escritores.

La pena que se impone a una persona por expresar su opinión es de cadena perpetua, es decir, de muerte. El Tribunal Constitucional de Turquía y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos han tomado tres decisiones a nuestro favor que podrían ser precedentes en nuestros casos, pero el tribunal no las aplica y se resiste a hacerlo.

La ley de Su Majestad está en vigor.

El Estado de derecho fue archivado en Turquía en 2014 y fue reemplazado por un Estado que se rige por leyes promulgadas por el gobierno para lograr sus objetivos. Tras el intento de golpe del 15 de julio, lo que está en vigor es una ley arbitraria, en otras palabras, “la ley de Su Majestad”.

Estoy orgulloso de lo que he escrito y de mi postura ideológica. Nunca me he arrepentido de lo que escribí. No me disculpé con el gobierno, ni lo haré.

Estoy siendo juzgado por un tribunal tal que incluso si yo trajera los 10 mandamientos del Monte Sinaí como Moisés como si fueran evidencia a mi favor o a favor de mi defensa, no les importaría. Incluso si el Arcángel Gabriel apareciera, también intentarían arrestarlo.

Conozco la autoridad que influirá en el tribunal, pero desde la primera audiencia de mi juicio, he considerado humillante apelar, y sigo pensando así.

“Prefiero permanecer encarcelado debido a su opresión que ser liberado gracias a su cortesía”.

Prefiero permanecer encarcelado debido a su opresión que ser liberado gracias a su cortesía. Esto es un honor y un orgullo para mí.

Todo el mundo debería saber esto y escucharlo una vez más: Este es un caso por motivos políticos. Este es un caso ridículo, infundado e ilegal.

Aquí no se trata de delitos, sino de intenciones, no de acciones, sino de ideas y no de pruebas concretas de delitos, sino de posturas políticas.

Podrían condenarme a cadena perpetua agravada, pero no pueden condenarme legalmente por un delito y, lo que es más importante, no pueden hacerme sentir avergonzado. Pueden mantenerme en prisión, pero no pueden acusarme de un crimen concreto.

“Pueden matarme, pero nunca pueden hacerme sentir avergonzado.”

En esta cárcel pueden matarme, pero nunca pueden hacerme sentir avergonzada.

Estoy orgulloso de estar detrás de lo que se presenta como evidencia de un crimen en mi contra. Sí, escribí para el diario Zaman. Sí, escribí los artículos que el fiscal añadió a mi expediente tres años más tarde como prueba de delito. No me arrepiento de nada. Cumplí plenamente con mi deber como periodista, no aplaudí la corrupción, no acepté la sustracción, no halagué a los opresores, no actué como si éstos no existieran.

Sí, soy Ahmet Turan Alkan, columnista del diario Zaman. Soy un crítico. Sí, le di problemas al gobierno hace algún tiempo, y parece que todavía les estoy dando dolor de cabeza.

“No voy a lamer el cuchillo que me degüella.”

No voy a lamer el cuchillo que me degüella. No me disculparé con el opresor. No rogaré a los funcionarios del gobierno y decir: “Por favor, libérenme”.

Apelo a la conciencia de las personas que creen en las libertades, los derechos humanos fundamentales y la democracia. Aunque usted no me conoce ni a mí ni a ninguno de nosotros bien, le ofrezco mi sincero agradecimiento y el de mi familia por estar con nosotros en nuestra justa lucha.