El largo brazo de Erdogan se extiende a Europa


La caza de brujas por parte del régimen turco contra los simpatizantes del movimiento Gulen en el extranjero ha alcanzado una nueva cima con la detención de seis educadores turcos en Moldavia, con perspectivas de extradición ilegal a Turquía.

El nuevo episodio de colaboración de gobiernos extranjeros con la Agencia de Inteligencia Turca (MIT) se produjo cuando seis educadores que trabajan en las escuelas moldavo-turcas de Orizont, entre ellos el vicedirector general de las escuelas, Hasan Karacaoglu, y el profesor Hüseyin Bayraktar, fueron detenidos hoy a primera hora de la mañana (6 de septiembre de 2018) por agentes del Servicio de Información y Seguridad (SIS). Dichas personas fueron detenidas en el camino a la escuela o desde sus casas, y en al menos un caso, los agentes del SIS utilizaron la fuerza para entrar en los locales de un detenido. Los otros cuatro fueron Riza Dogan, director de la sucursal de Durlesti, Feridun Tufekci, director de la sucursal de Ceadir-Lunga, Yasin Oz y Mujdat Celebi, directores de relaciones públicas y de finanzas, respectivamente.

Los seis, a excepción del profesor Huseyin Bayraktar, son solicitantes de asilo en Moldavia desde abril de 2018 y esperaban una respuesta positiva de las autoridades moldavas este mes. Los familiares de los detenidos no fueron informados del destino de los mismos. En un comunicado del SIS se sugería que los detenidos eran “sospechosos de tener vínculos con un grupo islamista, un grupo sobre el que hay indicios de que están actuando ilegalmente en varios países”, y que “han sido declarados indeseables por las autoridades competentes y expulsados del territorio de la República de Moldavia”.

Según los medios de comunicación locales los detenidos ya habían sido enviados al Aeropuerto Internacional de Chisinau para ser deportados a Turquía sin las debidas garantías procesales. A los familiares y colegas de los detenidos les preocupa que sean torturados en Turquía y que sus posibilidades de disfrutar de su derecho a la defensa sean muy escasas.

Las autoridades moldavas se habían resistido hasta ahora a la petición de las autoridades turcas para que se cerraran las escuelas moldavo-turcas de Orizont. En marzo de 2018, el director general de las escuelas, Turgay Sen, fue detenido e interrogado sobre las reclamaciones del Gobierno turco, pero finalmente fue puesto en libertad.

Inauguradas en 1993, las escuelas secundarias moldavo-turcas de Orizont son escuelas multilingües y multiétnicas en Moldavia, con varios campeonatos en concursos científicos internacionales.

Últimamente, los servicios de inteligencia turcos estuvieron involucrados en el secuestro de un educador turco en Mongolia a finales de julio de este año, pero debido a la falta de cooperación de las autoridades mongolas y a la creciente presión de la comunidad internacional, el intento había fracasado.