El Instituto Internacional de Prensa (IPI) insta al Gobierno turco a poner en libertad a los periodistas detenidos en prisión preventiva


El Instituto Internacional de Prensa (IPI), una red mundial de editores, ejecutivos de medios de comunicación y periodistas por la libertad de prensa, insta al gobierno de Turquía a poner en libertad a todos los periodistas que se encuentran en prisión preventiva mientras sus casos se ventilan en los tribunales.

En una declaración con motivo del Día del Periodista Trabajador en Turquía, el IPI expresa su profunda preocupación por el deterioro de la situación de la libertad de prensa en el país, que cuenta actualmente con el mayor número de periodistas en prisión.

Mientras que el presidente Recep Tayyip Erdogan afirma que a lo largo de sus 16 años de liderazgo de los medios de comunicación del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) en el país han prosperado e incluso se han emancipado gracias a las reformas de la libertad de prensa, las cifras cuentan una historia muy diferente.

Según los datos del IPI sobre los periodistas encarcelados en Turquía, actualmente hay al menos 157 periodistas encarcelados por su trabajo periodístico. De ellos, 127 fueron arrestados o condenados tras el intento de golpe de Estado de julio de 2016. Treinta periodistas ya estaban entre rejas antes de esa fecha.

Desde el intento de golpe de Estado de julio de 2016, al menos 211 periodistas y ejecutivos de medios de comunicación han sido procesados o arrestados o detenidos. De este número, 52 han sido condenados, 75 siguen detenidos y 84 han sido puestos en libertad. En total, los periodistas han sido condenados a un total de 492 años, 11 meses y 8 días de prisión, en su mayoría por cargos relacionados con el terrorismo, como pertenencia a una organización terrorista o difusión de propaganda terrorista a través de la prensa, o por cargos de difamación. Además, cinco periodistas fueron condenados a cadena perpetua acusados de “violación de la Constitución” en relación con el intento de golpe de Estado.

Durante los dos años del estado de emergencia impuesto tras la intentona del 15 de julio de 2016, 166 medios de comunicación, incluyendo periódicos, canales de radio y televisión, imprentas, fueron cerrados por decreto gubernamental.

“En el IPI trabajamos para apoyar la libertad de prensa y la existencia de medios de comunicación independientes y críticos en Turquía. Aunque 157 periodistas siguen encarcelados, la mayoría por su trabajo periodístico normal, las afirmaciones del gobierno de que no hay problemas relacionados con la libertad de prensa están lejos de ser ciertas”, dijo Caroline Stockford, coordinadora del IPI de Turquía. “Hacemos un llamamiento al presidente para que aliente una pluralidad de voces en los medios de comunicación turcos y garantice la liberación inmediata de todos los periodistas en detención preventiva” dijo Stockford.