El Gobierno turco detiene a docenas de “gülenistas”


El Gobierno turco ha detenido a docenas de personas a lo largo y ancho de Turquía en los últimos dos días como parte de la masiva caza de brujas tras el golpe de Estado contra presuntos miembros del movimiento Gülen.

Al menos 20 oficiales militares fueron detenidos el miércoles en la provincia de Çanakkale. Las detenciones se produjeron tras la emisión de órdenes de detención contra 26 oficiales militares, entre ellos dos coroneles, un teniente coronel, un comandante, seis capitanes y 16 tenientes en servicio activo.

También el miércoles, siete personas fueron detenidas en seis provincias en una investigación basada en la ciudad de Uşak. Se informó de que entre los detenidos había cinco oficiales militares en servicio activo, un académico y el propietario de una agencia de noticias local en línea.

Además, al menos 64 personas, entre ellas oficiales militares, fueron detenidas el martes en toda Turquía.

En la provincia central de Eskişehir, 13 personas fueron detenidas por la policía el martes.

En la provincia septentrional de Tokat, 10 personas, incluidos oficiales militares en servicio activo, fueron detenidas el martes tras la emisión de órdenes de detención por la Fiscalía General de Tokat contra 13 personas.

En una operación con base en Zonguldak, 10 personas más fueron detenidas, mientras que, en una operación con base en Kastamonu, la policía detuvo a 12 personas el martes.

Además, en la provincia noroeste de Balikesir, seis personas fueron detenidas por su presunto uso de la aplicación de mensajería ByLock.

Las autoridades turcas creen que ByLock es una herramienta de comunicación entre los supuestos seguidores del movimiento Gülen. Decenas de miles de personas, incluyendo funcionarios públicos, oficiales de policía, soldados, empresarios e incluso amas de casa, han sido despedidos o arrestados por usar ByLock desde un controvertido intento de golpe de Estado el 15 de julio de 2016.

Además, 13 personas, entre ellas un oficial y un cadete, que fueron expulsados de una escuela militar fueron detenidos el martes como parte de una investigación centrada en Erzurum oriental.

Mientras tanto, en la provincia suroccidental de Şanliurfa, dos presuntos miembros del movimiento fueron condenados a nueve años de cárcel, mientras que otras cuatro personas fueron condenadas a penas de dos a cuatro años de prisión.

El martes, cuatro acusados de la provincia oriental de Malatya fueron condenados a penas de prisión de entre dos y cinco años por sus presuntos vínculos con el movimiento.

En la provincia central de Kayseri, una mujer acusada de pertenecer al movimiento fue condenada el martes a 10 años de cárcel. Otro acusado fue condenado a nueve años y cuatro meses en la provincia occidental de Burdur.

Una sentencia de ocho años y tres meses también fue dictada el martes a un acusado en la provincia de Tekirdağ por cargos similares.

Turquía sufrió un controvertido intento de golpe militar el 15 de julio de 2016 en el que 249 personas perdieron su vida. Inmediatamente después del golpe de Estado, el gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) junto con el presidente Erdogan culpó al movimiento de Gülen.


Gülen, quien inspiró al movimiento, negó enérgicamente tener ningún rol en el golpe fallido y pidió una investigación internacional sobre él, pero el presidente Erdogan llamando al intento de golpe “un regalo de Dios” y el gobierno iniciaron una amplia purga para limpiar a los simpatizantes del movimiento de las instituciones estatales, deshumanizando a sus figuras populares y poniéndolas bajo custodia.

Turquía ha suspendido o despedido a más de 150.000 jueces, profesores, policías y funcionarios públicos desde el 15 de julio de 2016. El ministro del Interior turco anunció el 12 de diciembre de 2017 que 55.665 personas han sido detenidas. Anteriormente, el 13 de diciembre de 2017, el Ministerio de Justicia anunció que 169.013 personas han sido procesadas por cargos relacionados con el golpe de Estado.

“Un total de 48.305 personas fueron detenidas por tribunales de Turquía en 2017 por sus presuntos vínculos con el movimiento Gülen”, dijo el 5 de enero de 2018 el ministro del Interior turco Süleyman Soylu. “El número de detenciones es casi tres veces mayor”, dijo Soylu en una reunión de seguridad en Estambul y afirmó que “ni siquiera estas cifras son suficientes para revelar la gravedad del asunto”.