El Gobierno turco despide a 38 diplomáticos más con el último decreto por supuestos vínculos con Gülen


El Gobierno turco despidió a 38 diplomáticos, entre los que se encontraban subjefes de misión de embajadas del Ministerio de Asuntos Exteriores de Turquía, por sus presuntos vínculos con el movimiento Gülen, como parte de los 18.632 empleados públicos que fueron purgados de sus cargos por un decreto gubernamental anunciado el domingo bajo el estado de emergencia, según el Boletín Oficial de Estado (Resmi Gazete) publicado el domingo.

El Gobierno turco ha despedido previamente a 461 oficiales diplomáticos en el Ministerio de Asuntos Exteriores como parte de su masiva caza de brujas tras el golpe de Estado contra presuntos miembros del movimiento Gülen, lo que corresponde al 20 por ciento de los oficiales diplomáticos en el ministerio.

El Ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlüt Çavuşoğlu, respondió a una pregunta presentada por Sezgin Tanrıkulu, diputado del Partido Republicano del Pueblo (CHP) en abril de 2018, preguntando sobre el número de personal despedido en el Ministerio de Asuntos Exteriores debido a sus supuestos vínculos con el movimiento Gülen.

Çavuşoğlu anunció en su respuesta escrita que 461 oficiales diplomáticos, o el 20 por ciento del total de oficiales diplomáticos en el ministerio, fueron retirados de sus puestos de trabajo debido a su supuesta participación en una “organización terrorista”. Dijo que, con los despidos de funcionarios públicos en otras categorías, el número de personal despedido en el Ministerio de Relaciones Exteriores ha llegado a 568. También declaró que sólo cuatro de esos funcionarios despedidos fueron reincorporados a sus puestos en la administración pública.

Según la información proporcionada por Çavuşoğlu, 288 de los 568 empleados despedidos son oficiales diplomáticos, 173 son funcionarios consulares y funcionarios especializados, uno es primer asesor jurídico, uno es asesor jurídico, nueve son expertos adjuntos, uno es auditor interno, 35 son operadores informáticos, tres son programadores, uno es abogado, dos son ingenieros, dos son expertos, uno es experto financiero, uno es funcionario público, cuatro son intérpretes, uno es técnico, uno es enfermero, tres son choferes, uno es trabajador permanente y 26 son personal contratado en el extranjero.

Çavuşoğlu también declaró que cuatro de los oficiales diplomáticos despedidos son embajadores, mientras que dijo que 12 empleados del ministerio y ocho empleados contratados en el extranjero fueron despedidos sólo porque tenían una cuenta en el banco privado Bank Asya, que fue confiscado y luego cerrado por el Gobierno turco bajo estado de emergencia por su afiliación con el movimiento Gülen.

Mientras tanto, un total de 296 diplomáticos turcos han solicitado asilo en Alemania desde el controvertido intento de golpe militar en Turquía el 15 de julio de 2016, según un informe del periódico Die Welt el 23 de junio de 2018.