El educador turco Akçay en Mongolia solicita a las Naciones Unidas una acción urgente contra el riesgo inminente de secuestro


El educador turco Veysel Akçay, director general de escuelas afiliadas al movimiento Gülen en Mongolia, secuestrado por los agentes de Inteligencia de Turquía (MİT) el 27 de julio de 2018, frente a su casa en Ulan Bator, ha pedido al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) que tome medidas urgentes contra el riesgo inminente de secuestro.

En una carta dirigida al TEDH, los abogados de Akçay solicitaron el 24 de agosto de 2018 una acción urgente para evitar su inminente deportación ilegal a Turquía. Los abogados afirmaron que las medidas decisivas adoptadas por el ACNUR y el Gobierno de Mongolia el 27 de julio de 2018 permitieron la liberación oportuna e impidieron la transferencia ilegal a Turquía de Akçay.

“Sin embargo, nos preocupa profundamente que las medidas iniciales alentadoras adoptadas por el Gobierno de Mongolia hayan ido seguidas de medidas que han expuesto claramente al Sr. Akçay al riesgo inminente de una transferencia ilegal a Turquía. Es decir, durante la semana pasada, al Sr. Akçay se le impidió en dos ocasiones salir de Mongolia hacia terceros países más seguros”, decía la carta.

Los abogados agregaron en su carta que “Además, las autoridades también habrían cerrado la investigación contra los autores del secuestro del Sr. Akçay el 27 de julio de 2018. Estos actos son, entre otras cosas, contrarios al derecho del Sr. Akçay a abandonar el país, incluido su país de residencia, derecho firmemente consagrado en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en los tratados pertinentes de derechos humanos de las Naciones Unidas, aceptados voluntariamente y en vigor en la República de Mongolia”.

También pidieron al ACNUR que instara enérgicamente a las autoridades de Mongolia a que velaran por que se permitiera al Sr. Veysel Akçay, víctima de un secuestro y en peligro de otro secuestro inminente en Mongolia, viajar a un tercer país seguro y que, hasta entonces, se le proporcionara a él y a su familia la protección necesaria para disuadir de cualquier nuevo intento de atentar contra su derecho a la libertad y la seguridad. Los abogados también instaron al ACNUR a tomar medidas inmediatas.

Un avión privado ha esperado en el aeropuerto de Ulan Bator para trasladar a Akçay a Turquía. Akçay, que ha trabajado en las instituciones educativas de Mongolia durante 24 años, es, según se informa, uno de los pocos ciudadanos turcos que posee la Medalla de la Amistad de Mongolia otorgada por el Estado mongol.

Después de las reacciones del público y los medios de comunicación mongoles, las autoridades mongolas no permitieron que los agentes de MİT transfirieran Akçay de Ulan Bator a Turquía. El avión privado tuvo que salir del aeropuerto sin Akçay.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Mongolia emitió una declaración sobre el secuestro de Akçay y subrayó que un acto tan inaceptable sería “una violación de la soberanía e independencia de Mongolia” y que Mongolia se opondría firmemente a ello.

En la declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores de Mongolia se indicaba que el Viceministro de Relaciones Exteriores Batmunkh Battsetseg se reunió con un diplomático turco en relación con el caso de secuestro.

Akçay está casado con Meryem Akçay y tienen cuatro hijos. Akçay trabaja como director general de la institución educativa Empathy Worldwide, que ha dirigido las escuelas turco-mongolas (cuatro escuelas secundarias, una escuela internacional y una guardería) establecidas por el movimiento Gülen hace 25 años.

MİT secuestró al periodista Yusuf İnan y Salih Zeki Yigit en Ucrania, e İsa Özdemir en Azerbaiyán a principios de julio. Fueron transportados por agentes de MİT a Estambul en un avión privado. Los agentes de MİT habían secuestrado a seis profesores en Kosovo el pasado mes de marzo por sus presuntos vínculos con el movimiento Gülen. En cooperación con la inteligencia kosovar, el secuestro de los profesores por parte de MİT provocó un amplio debate y provocó la ira en todo el mundo.

Según una declaración del ministro turco de Asuntos Exteriores, Mevlüt Çavuşoğlu, más de 100 presuntos miembros del movimiento Gülen han sido secuestrados por agentes de MİT en el extranjero y devueltos a Turquía como parte de la persecución global del Gobierno turco.

“Hemos estado observando a estos traidores durante dos años y hemos traído a nuestro país a las principales figuras de FETÖ. Algunos de estos casos fueron cubiertos por la prensa, mientras que otros no lo fueron a petición de los países involucrados. Puedo decir francamente que más de 100 personas afiliadas a FETÖ han sido traídas a Turquía”, dijo Çavuşoğlu en una entrevista con el pro-gobierno canal de televisión CNN Türk.

“FETÖ” es un término despectivo acuñado por el gobierno del partido gobernante AKP y el presidente Erdogan para referirse al movimiento Gülen.