El algoritmo de la Armada turca detecta 4.500 oficiales supuestamente vinculados a Gülen entre los 800.000


Un oficial turco que había desarrollado previamente un algoritmo para hacer una lista negra de personas vinculadas al movimiento Gülen ha examinado a unas 800.000 personas, incluidos ex militares y militares en servicio activo, sus cónyuges e hijos, para descubrir a unos 4.500 oficiales vinculados a Gülen en las Fuerzas Navales de Turquía.

Según un informe publicado el martes en la página web de T24, el algoritmo, desarrollado por contraalmirante Cihat Yaycı, se conoce como el “FETÖ-metre”, derivado del término despectivo “FETÖ”, que se utiliza ampliamente en los medios de comunicación turcos para describir al movimiento Gülen como una organización terrorista.

El movimiento Gülen es acusado por el Gobierno turco de haber planeado un intento fallido de golpe de Estado en julio de 2016, una acusación categóricamente negada por el movimiento y Fethullah Gülen, un clérigo que vive en el exilio autoimpuesto en EE.UU.

Cihat Yaycı
Para la elaboración de perfiles de oficiales, Yaycı organizó un equipo de oficiales que conocía personalmente y algunos oficiales que habían sido procesados en varios casos, que ahora los medios de comunicación turcos y figuras del gobierno califican de conspiraciones por parte de figuras vinculadas a Gülen.

Setenta criterios principales y 249 subcriterios forman la base del software utilizado en el proceso de elaboración de perfiles para analizar en detalle los datos individuales de los oficiales bajo escrutinio, que fueron proporcionados por varios ministerios y otras instituciones.

Un informe anterior sobre el algoritmo publicado en enero de este año por el periódico progubernamental Sabah había revelado que los datos que se analizarían corresponderían a los puntajes de los oficiales en varias pruebas relacionadas con la función pública a nivel nacional, los lugares de trabajo de sus cónyuges y las escuelas de los hijos de los oficiales, transacciones financieras en el banco afiliado a Gülen, el uso de la aplicación de mensajería móvil ByLock y testimonios de sospechosos y testigos, así como si estos oficiales estaban presentes o no en la entrevista o en las comisiones de examen que confirmaron a los nuevos reclutas durante los períodos en que se consideraba que los miembros del movimiento de Gülen eran influyentes dentro de las instituciones.

En octubre, Cafer Topkaya, un oficial de la Armada que prestaba servicio en el cuartel general de la OTAN en Bruselas durante el intento de golpe de Estado en Turquía en julio de 2016, fue convocado a una reunión extraordinaria en Ankara sobre asuntos de estandarización de la OTAN.

“Claramente era una trampa, los asuntos de estandarización se planean a años vista, pero yo era oficial y tenía que cumplir órdenes. Además, estaba completamente seguro de mi inocencia. Cuando entré a aquella reunión, me di cuenta que todo era un teatro para mantenerme entretenido mientras completaban su conspiración. Al acabar la reunión, me detuvieron”, contó a eldiario.es.
Fue detenido durante 16 meses, habló a través de su cuenta de Twitter y denunció su encarcelamiento como resultado de la difamación de Yaycı.

Desde el intento de golpe, decenas de miles de miembros del ejército han sido despedidos del servicio, muchos de ellos arrestados. Estos ex oficiales militares también fueron objeto de muchas de las denuncias de malos tratos y tortura en las cárceles durante el estado de emergencia de dos años de duración declarado tras el abortado golpe de Estado de 2016.