“El acuerdo entre la UE y Turquía sobre refugiados ha aumentado el sufrimiento”

El acuerdo de refugiados que los Estados europeos hicieron con Turquía hace tres años para detener el flujo de cientos de miles de inmigrantes ha dado resultados contradictorios, informó Fox News el miércoles.

En cuanto a su objetivo principal, el acuerdo, que entró en vigor el 20 de marzo de 2016, ha sido un gran éxito. Más de 1,2 millones de personas se registraron para asilo en los Estados miembros de la Unión Europea en 2016, en el punto álgido de la crisis de los refugiados. Esa cifra se redujo a la mitad, a 654.000 en 2017, e incluso menos -un poco más de 580.000- en 2018, según la oficina de estadísticas de la UE, Eurostat.

En el mar Egeo, un paso fronterizo que en gran medida está bajo el control de Turquía, la migración irregular se redujo en un 96 por ciento, de 856.000 en 2015 a poco más de 32.000 el año pasado, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Pero la reducción ha tenido un costo. Una disposición clave del acuerdo era que los inmigrantes que llegaran a las islas griegas serían devueltos a Turquía a menos que solicitaran y recibieran asilo en Grecia. Pero no ha funcionado así.

“En lugar de esperar a solicitar asilo en su país europeo preferido, los recién llegados solicitaron asilo tan pronto como llegaron a las islas, lo que retrasó las deportaciones y creó un enorme retraso en el sistema de asilo de Grecia”, dijo Fox News.

Como resultado, miles de personas han estado languideciendo en campamentos abarrotados, en medio de condiciones de vida y seguridad deficientes. Hasta el lunes por la noche, un total de 14.742 personas estaban detenidas en las islas griegas, la mayoría de ellas en Lesbos, Samos, Chios, Leros y Kos, según Fox.

En vísperas del tercer aniversario del acuerdo, 25 grupos de derechos humanos, de ayuda médica y de voluntarios firmaron una carta abierta en la que pedían a los líderes europeos “que tomen medidas inmediatas y sostenidas para poner fin a la injusta e innecesaria política de contención”, según Fox.

“Grecia se ha convertido en un vertedero para los hombres, mujeres y niños que la Unión Europea no ha protegido”, dijo Emmanuel Goue, del grupo de ayuda médica Médicos Sin Fronteras, en un comunicado.

“Lo que una vez fue promocionado como una ‘emergencia de refugiados’ ha dado paso a niveles inexcusables de sufrimiento humano en las islas griegas y en la Grecia continental”, añadió Goue. “La UE y las autoridades griegas siguen privando a las personas vulnerables de su dignidad y salud, aparentemente en un esfuerzo por disuadir a otros de venir. Esta política es cruel, inhumana y cínica, y debe terminar.”

Con el cierre de la ruta del Egeo, España se ha convertido en el nuevo punto de entrada preferido, con más de 57.000 llegadas no autorizadas por mar en 2018. Y con un viaje más largo por mar a través del Mediterráneo, más gente está muriendo.