Diputada del prokurdo partido HDP propone un proyecto de ley para salvar a los niños encarcelados con sus madres en las cárceles de Turquía


Meral Danış Beştaş, diputada del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), ha propuesto un proyecto de ley que trata de retrasar la ejecución de las sentencias dictadas a las madres que tienen a sus hijos pequeños con ellas en las cárceles turcas hasta que los niños alcancen la edad de seis años.

Según datos de la Dirección General de Prisiones y Centros de Detención de Turquía, en la actualidad hay alrededor de 700 niños y niñas que están con sus madres en las cárceles de Turquía.

El objetivo del proyecto de ley es que estos niños crezcan fuera de la cárcel hasta que cumplan seis años de edad. En el proyecto de ley se menciona que el hecho de que los niños que permanezcan en la cárcel con sus madres va en contra del principio de responsabilidad penal individual.

Beştaş dijo a los medios de comunicación turcos que, aunque en la legislación turca existen normas que abordan la situación de las mujeres embarazadas cuando cometen un delito, no existen normas de ese tipo para las mujeres que tienen hijos pequeños.

“Es urgente encontrar una solución para los niños y niñas que no saben caminar sobre el césped o jugar a la pelota”, dijo.

Las madres de la mayoría de los niños en las cárceles turcas, que son más de 700 según algunas fuentes, han sido arrestadas como parte de una campaña del Gobierno turco contra los seguidores del movimiento Gülen tras el fallido de golpe militar en Turquía el 15 de julio de 2016, y la mayoría de ellas están en detención preventiva y aún no han sido condenadas por un delito.

Según un informe de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos publicado en marzo: “Una de las conclusiones más alarmantes del informe es que las autoridades turcas han detenido a unas 100 mujeres embarazadas o que acababan de dar a luz, en su mayoría por ser ‘cómplices’ de sus maridos, sospechosas de estar relacionadas con organizaciones terroristas. Algunas fueron detenidas con sus hijos y otras fueron separadas violentamente de ellos. Esto es simplemente indignante, totalmente cruel, y seguramente no puede tener nada que ver con hacer el país más seguro.”

El Gobierno turco acusa al movimiento Gülen de organizar el fallido golpe, que se cobró la vida de 249 personas, aunque el movimiento niega rotundamente cualquier implicación.

Alrededor de 17.000 mujeres, incluidas mujeres embarazadas y mujeres que acaban de dar a luz, así como las que tienen hijos pequeños, han sido encarceladas debido a los supuestos vínculos con Gülen desde el golpe de Estado fallido.

Según los datos del Ministerio de Justicia de Turquía sobre el número de niños encarcelados junto con sus madres, en 2016 había 560, de los cuales 128 tenían un año de edad, 114 dos años, 81 tres años, 70 cuatro años, 31 cinco años y cinco de los cuales tenían seis años, así como otros 17 niños cuyas edades desconocían las autoridades.