Detenida la periodista turca que investiga el controvertido intento de golpe de Estado en 2016

Ece Sevim Öztürk, una periodista de investigación turca que produjo un documental sobre el polémico intento de golpe de Estado del 15 de julio de 2016 y prometió sorprender a Turquía con su próximo libro sobre el tema, fue arrestada el viernes por “hacer propaganda terrorista”, según informa Çağdaş Ses, un medio de comunicación en línea de izquierdas para el que trabajaba.

En los últimos meses, la periodista Öztürk había sido una invitada popular incluso en los programas de noticias progubernamentales, después de haber optado por concentrarse en hablar con testigos presenciales y reconstruir los acontecimientos que condujeron al atentado.

Pero en los últimos días, el periódico islamista progubernamental Yeni Şafak y el medio de noticias en línea neo-nacionalista, OdaTV, han comenzado a atacarla como simpatizante del movimiento Gülen y fue detenida en la madrugada del viernes.

Es común en Turquía que los periodistas sean investigados y encarcelados por su trabajo. Turquía ocupa el puesto 157 entre 180 países en la clasificación mundial de la libertad de prensa 2018 de Reporteros sin Fronteras (RSF). Si Turquía pierde dos lugares más, estará en la lista negra de países que tienen el historial más pobre en libertad de prensa.

Turquía ocupa el puesto 157 entre 180 países en la clasificación mundial de la libertad de prensa de 2018, según el informe de Reporteros sin Fronteras (RSF). Si Turquía pierde dos lugares más, estará en la lista negra de países que tienen el historial más pobre en libertad de prensa.

Turquía es la mayor cárcel de periodistas del mundo. Las cifras más recientes documentadas por Stockholm Center for Freedom muestran que 254 periodistas y trabajadores de los medios de comunicación estaban encarcelados al 3 de mayo de 2018, la mayoría en detención preventiva. De los encarcelados, 192 estaban detenidos a la espera de juicio, mientras que sólo 62 periodistas han sido condenados y están cumpliendo su condena. Quedan pendientes las órdenes de detención de 142 periodistas que viven en el exilio o siguen prófugos en Turquía.

Deteniendo a decenas de miles de personas por sus presuntos vínculos con el movimiento Gülen, el gobierno también cerró cerca de 200 medios de comunicación, incluyendo canales de televisión y periódicos kurdos, después de un intento de golpe de Estado en Turquía el 15 de julio de 2016.