COMUNICADO URGENTE A LOS DIPUTADOS, EMBAJADAS DE LOS PAÍSES DE LA UNIÓN EUROPEA, AMNISTÍA INTERNACIONAL, HUMAN RIGHTS WATCH Y OTRAS ASOCIACIONES DE DERECHOS HUMANOS


ASUNTO: Detención de ciudadanos turcos en Kosovo y su posible extradición a Turquía

Los medios de comunicación en línea kosovares han informado de que, al 29 de marzo de 2018, seis ciudadanos turcos han sido detenidos por la policía kosovar a petición del régimen turco y que continúan las operaciones contra otros ciudadanos turcos presuntamente vinculados con el movimiento Gulen. Los seis ciudadanos turcos detenidos hasta ahora son Mustafa Erdem, director del Colegio Mehmet Akif, dirigido por empresarios turcos en Kosovo, Yusuf Karabina, subdirector del mismo colegio, Kahraman Demírez, el director de la sucursal de Djakovica del colegio, Cihan Ozkan, profesor de biología, Hasan Huseyin Gunakan, profesor de química del mismo colegio y Prof. Dr. Osman Karakaya, un cardiólogo turco que permanece en el país como turista. La detención se produjo un mes después de la visita en febrero del viceministro del Ministerio de Justicia turco, Bilal Ucar, que se quejó de las instituciones gestionadas en este país por los presuntos gulenistas. Anteriormente, Kosovo había detenido a otro ciudadano turco, Ugur Toksoy, por presuntos motivos de pertenencia al movimiento Gulen, pero un tribunal kosovar suspendió el proceso de extradición por falta de pruebas materiales. El hecho de que las detenciones se produjeran el mismo día de la llegada del Primer Ministro turco Binali Yildirim a los Balcanes también es preocupante. Los ciudadanos turcos presuntamente vinculados al movimiento Gulen han sido detenidos ocasionalmente y sometidos a largos interrogatorios para aliviar la presión de los políticos turcos durante sus viajes a países amigos.

La Plataforma Pro Derechos y Libertades traslada su preocupación porque

1. El número y la duración de las detenciones pueden aumentar durante el día;

2. Los detenidos pueden ser sometidos a interrogatorios innecesarios y extraditados a Turquía, donde sus posibilidades de recibir un trato neutral y justo son muy escasas;

3. Los familiares de los detenidos también pueden ser detenidos y extraditados a Turquía.

Turquía no es un país seguro para los supuestos y reales afiliados del movimiento Gulen. Varias organizaciones internacionales han informado sobre torturas y malos tratos en las cárceles turcas de los presuntos miembros del movimiento Gulen, incluido un reciente informe condenatorio del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.
En estas condiciones, es de la máxima urgencia y necesidad que los Estados miembros de la UE, los diputados al Parlamento Europeo y las asociaciones de derechos humanos de todo el mundo expresen su preocupación por estas detenciones y las posibles extradiciones de ciudadanos turcos a Turquía.
Dado que las detenciones continúan y que a partir de mañana (Viernes Santo) será muy difícil llegar a las autoridades kosovares, pedimos a todas las partes implicadas que actúen con rapidez y escriban a sus homólogos kosovares y pidan el cese inmediato de estas detenciones y de cualquier posible extradición a Turquía.