BIANET: “No hay libertad a la vista para las noticias, no hay fin a los tribunales y cárceles para los periodistas”


Erol Onderoglu
123 periodistas están entre rejas. 36 periodistas se convierten en acusados y sospechosos por “insultar a Erdogan”. 233 periodistas enfrentan a 10 cadenas perpetuas agravadas, una cadena perpetua, 2.522 años, 10 meses de prisión y 4 millones de liras turcas en total.

El informe de seguimiento de los medios de comunicación BİA ha mostrado que en el período octubre-noviembre-diciembre de 2018, 233 periodistas y representantes de los medios de comunicación se enfrentaron a 10 cadenas perpetuas agravadas, una cadena perpetua, 2.552 años y 10 meses de prisión y 3.928.928 liras turcas en concepto de daños pecuniarios y no pecuniarios en total. El informe también ha puesto de manifiesto la censura generalizada a la que se enfrentan los medios de comunicación en Turquía.

En este período, 25 periodistas se convirtieron en acusados y sospechosos por “insultar a Erdogan”. El artículo 299 del Código Penal Turco (TCK, por sus siglas en turco), que comenzó a aplicarse para las críticas y acusaciones sobre el presidente del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), Recep Tayyip Erdogan, desde agosto de 2014, cuando fue elegido presidente, se convirtió en la base de las penas de prisión o multas judiciales impuestas a por lo menos 54 periodistas hasta el 1 de enero de 2019.

El Informe de seguimiento de los medios de comunicación consta de los siguientes capítulos: “asesinatos de periodistas”, “agresiones, amenazas y obstrucciones”, “impunidad / búsqueda de derechos”, “investigaciones, casos abiertos en curso, veredictos”, “insultos, derechos personales y acciones de indemnización”, “Tribunal Constitucional”, “TEDH” y “Consejo Supremo de Radio y Televisión de Turquía”.

123 periodistas en Turquía entraron al 1 de enero en prisión por sus actividades periodísticas o casos políticos. Mientras que 47 de estos 123 periodistas eran convictos y 34 de ellos seguían en juicio, se inició una investigación contra 30 de ellos y 12 periodistas llevaron sus casos al Tribunal de Apelación o al Tribunal Supremo de Apelaciones después de haber sido condenados.

En el último trimestre de 2018, siete periodistas fueron detenidos. Mientras que cuatro de ellos (Murat Aksoy, Atilla Taş, Kibriye Evren, Rojhat Doğru) fueron encarcelados como convictos o acusados, tres de ellos (Hakan Gülseven, Berivan Bila, Sedat Sur) fueron arrestados y liberados en el mismo período. Max Zirngast, un columnista de Austria, Ece Sevim Öztürk y Şirin Kabakçı, que fueron arrestados anteriormente, fueron puestos en libertad condicional en este período.

Código Penal Turco (TCK) y Ley Antiterrorista (TMK): 183 representantes de los medios de comunicación en los tribunales

En octubre-noviembre-diciembre de 2018, 10 periodistas o representantes de los medios de comunicación se enfrentaban a una pena de cadena perpetua agravada por cargos de “participación en el intento de golpe” o “dañar a la unidad del Estado”. Nueve periodistas han estado enfrentando una cadena perpetua y 500 años de prisión en total por cargos de “espionaje” o “adquisición y publicación de documentos confidenciales del Estado”.

En este período, 100 periodistas se enfrentaron a un total de 1.514 años de prisión acusados de “dirigir una organización terrorista”, “ser miembro de una organización terrorista”, “cometer delitos en nombre de una organización terrorista sin ser miembro” y “ayudar a una organización terrorista” en sus actividades periodísticas o casos políticos. Mientras que tres de estos 100 periodistas fueron condenados a 26 años, 9 meses y 15 días de prisión en total, 20 demandas fueron presentadas en este período.

En los últimos tres meses de 2018, 51 periodistas o trabajadores de los medios de comunicación se enfrentaron a un total de 352 años y 6 meses de prisión por “propagandismo para una organización terrorista” o “informar de las declaraciones de una organización terrorista como noticia”. Mientras que un periodista fue absuelto de la acusación, tres periodistas fueron condenados a 11 años, 1 mes y 20 días de prisión en total (6 meses y 7 días diferidos). Cuatro demandas fueron presentadas en este período. Las sentencias dictadas anteriormente contra seis periodistas también fueron confirmadas por el Tribunal de Apelación en ese período.

Cuatro periodistas se enfrentaron a 8 años de prisión por “denigrar las instituciones del Estado”; mientras que dos demandas se presentaron en este período, un periodista fue condenado a una pena de prisión diferida de 6 meses y 7 días. Tres periodistas se enfrentaron a 9 años de prisión en total por “alabar al crimen y al criminal”. Mientras que tres periodistas se enfrentaban a ocho años y seis meses de prisión en total por “incitar al público a la enemistad y al odio” o “denigrar los valores religiosos”, a uno de ellos se le impuso una pena de cinco meses de prisión diferida, de conformidad con el artículo 216 del Código Penal turco. Mientras que un periodista se enfrentaba a 3 años de prisión por “violar la confidencialidad de la comunicación”, otro periodista se enfrentaba a 4 años y 6 meses de prisión por “insultar la memoria de Atatürk”.

Por todos los cargos mencionados, 182 periodistas fueron condenados a 10 cadenas perpetuas agravadas, 1 cadena perpetua y 2.399 años y 10 meses de prisión en total. Las demandas presentadas por “insulto” e “insulto al presidente” no se incluyen en este cálculo.

Prioridad para los casos “sin riesgo” en el Tribunal Constitucional

El Tribunal Constitucional (TC) reconoció que se había violado el derecho a la libertad de expresión de dos periodistas, un sitio web de noticias y un agente de policía, y dictaminó una indemnización total de 8.227 liras turcas (incluidos los gastos judiciales).

El Tribunal Constitucional tomó casos que no son arriesgados y que no contradicen las políticas de seguridad del gobierno en su agenda hasta cierto punto, mientras que continúa su silencio sobre las quejas relativas a los arrestos arbitrarios y el fuerte aislamiento de los periodistas y la violación de la libertad de prensa desde el intento de golpe de Estado el 15 de julio de 2016. El TC rompió este silencio sólo el 11 de enero de 2018, cuando falló a favor de la liberación del periodista Şahin Alpay y el académico Mehmet Altan. Los empleados del periódico Cumhuriyet y de otros medios de comunicación podrían ir a la cárcel, como convictos esta vez, en caso de que la Asamblea General del Tribunal Constitucional no se pronuncie a tiempo sobre sus solicitudes.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos deja solo a Turquía

En el último trimestre de 2018, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) no anunció ningún veredicto sobre Turquía en términos de libertad de expresión.

Después de las enmiendas introducidas en el Reglamento Interno en mayo de 2017, el TEDH, que por primera vez se pronunció sobre las solicitudes relativas a los periodistas detenidos en Turquía con las sentencias sobre Şahin Alpay y Mehmet Altan que dictó el 20 de marzo de 2018, ha vuelto a guardar silencio.

Muchos periodistas que fueron arrestados justo después del intento de golpe del 15 de julio de 2016, como Ahmet Altan y Nazlı Ilıcak, están a la espera del veredicto sobre sus solicitudes de “detención injusta”.

De hecho, el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la libertad de opinión y de expresión, David Kaye y el ex Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Nils Muiznieks, así como 13 organizaciones de derechos humanos que promueven y defienden la libertad de expresión y la libertad de prensa en el mundo, también participaron en los casos de los periodistas, que seguían encarcelados en condiciones de grave aislamiento o que acababan de ser puestos en libertad.