Asociación de Derechos Humanos: “Hay 743 niños encarcelados con sus madres en Turquía”

El 16 de noviembre había un total de 743 niños encarcelados junto con sus madres en las cárceles de Turquía, según un informe publicado por la Asociación de Derechos Humanos (İHD).

El abogado Ercan Yilmaz, miembro de la filial de Diyarbakır de la İHD, dijo que los niños que están encarcelados con sus madres debido a un delito que no han cometido son objeto de una serie de violaciones de derechos en las cárceles.

Las madres de la mayoría de los niños en las cárceles turcas han sido arrestadas como parte de una caza de brujas del gobierno contra los seguidores del movimiento Gülen tras el fallido golpe de Estado en Turquía del 15 de julio de 2016, y la mayoría de ellas se encuentran en detención preventiva y aún no han sido condenadas por un delito.

El Gobierno turco acusa al movimiento Gülen de ser el autor intelectual del fallido golpe, que se cobró la vida de 249 personas, aunque el movimiento niega rotundamente cualquier implicación.

Yilmaz dijo que la mayoría de los niños en las cárceles tienen entre 0 y 6 años y que reciben quejas de las cárceles que dicen que se les da comida insuficiente y de baja calidad. Dijo que a los niños en las cárceles ni siquiera se les dan los alimentos infantiles, como la leche, y que se les obliga a comer las mismas comidas que a los adultos.

“Si hay 25 adultos y tres niños en una celda de la prisión, se les da comida a los 25 adultos sin tener en cuenta a los tres niños. Por lo tanto, una madre tiene que compartir su comida con su hijo”, dijo Yilmaz.

Alrededor de 10.000 mujeres, entre ellas mujeres embarazadas y mujeres que acaban de dar a luz, así como mujeres con niños pequeños, han sido encarceladas debido a supuestos vínculos con el moviemiento Gülen desde el fallido golpe de Estado.

El abogado también dijo que los niños encarcelados no tienen patios de recreo en la prisión y están sujetos al mismo trato que sus madres.

Según el artículo 5275 del Código Penal turco, “la pena de prisión se anula o pospone para las mujeres embarazadas o que estén a punto de dar a luz”. Los expertos dicen que, según la ley el arresto de mujeres embarazadas y de aquellas que tienen bebés menores de seis meses de edad no es posible en absoluto. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) también protege a los niños nacidos o no nacidos.

Las mujeres, que han sido encarceladas en una represión sin precedentes, han sido sometidas a torturas y malos tratos en centros de detención y cárceles como parte de la campaña sistemática del gobierno de intimidación y persecución de críticos y opositores, según un informe titulado “Jailing Women in Turkey: Systematic Campaign of Persecution and Fear”, publicado en abril de 2017 por el Stockholm Center for Freedom.

En varios casos, las madres fueron detenidas en el hospital inmediatamente después de dar a luz y antes de que tuvieran la oportunidad de recuperarse. Muchas madres fueron encarceladas mientras visitaban a sus esposos encarcelados, dejando a sus hijos varados en el caos resultante. Hace dos semanas otra mujer llamada Ayşe Şeyma Taş fue encarcelada junto con su recién nacido de 25 días por el Gobierno turco en la provincia de Sakarya.

En un informe de 28 páginas publicado por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) en marzo de 2018 se hacía hincapié en la detención, el arresto y la tortura de mujeres embarazadas y niños en Turquía en 2017.

El informe señala que “la ACNUDH estima que aproximadamente 600 mujeres con niños estaban detenidas en Turquía en diciembre de 2017, incluidas unas 100 mujeres embarazadas o que acababan de dar a luz.”

“La ACNUDH documentó al menos 50 casos de mujeres que habían dado a luz justo antes o después de haber sido detenidas o arrestadas. La ACNUDH recibió un informe sobre una mujer que fue agredida sexualmente por un agente de policía durante el arresto. Además, las oenegés llamaron la atención de la ACNUDH al menos seis casos de mujeres detenidas mientras visitaban a sus cónyuges en la cárcel. Fueron detenidas junto con sus hijos o separadas violentamente de ellos.”