8 periodistas turcos empezarán a cumplir penas de prisión

Turquía está a punto de enviar a prisión a ocho periodistas y trabajadores de los medios de comunicación después de que sus sentencias fueran confirmadas por un tribunal de apelación. Los ocho, entre ellos el periodista Kadri Gürsel y el dibujante Musa Kart, fueron juzgados en un caso relacionado con las publicaciones del periódico Cumhuriyet.
El juicio concluyó con 18 acusados, periodistas, ejecutivos y personal de los medios de comunicación, que fueron condenados a varias penas de prisión.
Un tribunal de apelaciones turco confirmó el 19 de febrero las sentencias, lo que significa que los que recibieron menos de cinco años tendrán que empezar a cumplir sus sentencias, mientras que otros con sentencias más largas podrán presentar una apelación ante un tribunal superior.
El fallo se ha subido en el Sistema de Información de la Red Judicial Nacional (UYAP), y se espera que el tribunal inferior inicie la ejecución de las sentencias tan pronto como reciba el expediente del caso.
Kadri Gürsel anunció ayer el acontecimiento en Twitter.
«Me gustaría que fuera sincero en lo que dice, pero sé que no lo es», dijo Gürsel, citando un artículo sobre las recientes declaraciones del presidente Recep Tayyip Erdogan, en las que pedía una reconciliación nacional después de las elecciones locales del 31 de marzo.
«Por eso sabía que Erdogan no era sincero: las sentencias confirmadas en el juicio de Cumhuriyet fueron subidas a la UYAP un día después de que İmamoğlu recibiera su mandato para gobernar. Ocho empleados de Cumhuriyet, incluyéndome a mí, van a la cárcel», dijo Gürsel en Twitter, refiriéndose al candidato de la oposición a la alcaldía, Ekrem İmamoğlu, quien ganó las elecciones en Estambul.
Un informe sobre la libertad de prensa del Consejo de Europa calificó recientemente a Turquía como el mayor encarcelador de periodistas del mundo.
El país también ocupa el puesto 157 entre 180 países en la clasificación mundial de la libertad de prensa de 2019 publicada por Reporteros sin Fronteras.