“6 ciudadanos turcos fueron deportados ilegalmente a Turquía desde Kosovo por orden de Erdogan”

El servicio de inteligencia kosovar deportó ilegalmente a seis ciudadanos turcos por orden del presidente turco Recep Tayyip Erdogan a través del presidente kosovar Hashim Thaci, según un informe publicado el lunes en el periódico británico The Times.

En un acontecimiento que causó indignación en todo el mundo, la policía kosovar el 29 de marzo de 2018 arrestó a cinco educadores que trabajaban en escuelas vinculadas al movimiento Gülen en Kosovo, así como a un médico, después de lo cual la Organización Nacional de Inteligencia de Turquía (MİT) los entregó a Turquía.

Una investigación de una comisión parlamentaria kosovar ha revelado el alcance de la persecución de opositores políticos en el extranjero por parte de Erdogan y cómo Ankara utilizó la agencia de seguridad que actuó sin el conocimiento de Ramush Haradinaj, el primer ministro kosovar.

En noviembre, Mevlüt Çavuşoğlu, el ministro turco de Asuntos Exteriores, dijo que Ankara había enviado solicitudes de extradición de 482 personas a 83 países.

Las deportaciones causaron una protesta después de que Haradinaj haya dicho en las redes sociales que no había sido informado sobre la operación.

Un informe elaborado por el comité de investigación del Parlamento kosovar, alcanzado por The Times, concluye que las expulsiones constituyeron al menos 31 violaciones de la Constitución y las leyes del país, así como la violación del Convenio Europeo de Derechos Humanos, del que Kosovo es signatario.

Xhelal Svecla, presidente del comité, dijo a The Times que la orden vino “desde dentro de las más altas instituciones”.

“La Agencia de Inteligencia de Kosovo (KIA) recibió la petición de la parte turca de entregar y deportar a seis ciudadanos turcos que residen legalmente en Kosovo”, dijo. “Hay sospechas de que la lista era más grande… De acuerdo con nuestros hallazgos, esto está por encima de nuestra Inteligencia.”

Se cree que Thaci, un aliado cercano de Erdogan, ordenó las deportaciones. En septiembre pasado, Erdogan prometió a Thaci que ayudaría a Kosovo, que sólo es reconocido por 102 de los 193 Estados miembros de la ONU, a unirse a instituciones internacionales como la Interpol. Thaci, por su parte, fue uno de los pocos jefes de Estado que asistió a la investidura de Erdogan el pasado mes de julio.

El caso revela la creciente influencia de Ankara en Kosovo, una vez parte del Imperio otomano. El Gobierno turco ha inyectado dinero en la construcción de mezquitas y en la educación en el país, pero se niega a revelar exactamente cuánto.