4.329 turcos solicitaron asilo en Alemania en los primeros seis meses de 2018


Un total de 4.329 ciudadanos turcos solicitaron asilo en Alemania en los primeros seis meses de este año, según informó el martes el Ministerio del Interior del país, informó Deutsche Welle (DW) turco. El número de solicitantes fue de 3.206 en el mismo período del año pasado.

Sin embargo, Alemania vio una disminución del 16,4 por ciento en el total de solicitudes de asilo en la primera mitad de 2018 en comparación con el mismo período del año pasado, informó Associated Press. Entre enero y junio se presentaron 93.316 solicitudes oficiales, 18.300 menos que en el primer semestre de 2017. El grupo más numeroso de solicitantes de asilo procedía de Siria, con 22.520 solicitudes, seguido del Iraq, con 9.015, y el Afganistán, con 6.222.

En los primeros seis meses del año, las autoridades alemanas decidieron sobre 125.190 solicitudes, casi un 70 por ciento menos que en el mismo periodo de 2017, una indicación de que el retraso en la tramitación de los casos está empezando a despejarse.

Alrededor de 40.000 personas recibieron asilo o protección, 45.000 fueron rechazadas y 40.000 casos se resolvieron de otro modo, como el de ser retiradas o enviadas a otro país europeo para su examen.

El ministro del Interior, Horst Seehofer, declaró que han estado trabajando en un “plan maestro de migración”, que incluye “la rápida deportación de personas que viven en Alemania y cuyas solicitudes de asilo han sido rechazadas, que ya han registrado su solicitud de asilo en otro país europeo o que tienen antecedentes penales”.

El nuevo plan también prevé que los solicitantes de asilo que se hayan registrado previamente en otro país de la Unión Europea sean devueltos directamente al lugar por el que entraron por primera vez en la UE, principalmente Grecia e Italia.

Este tema ha dado lugar a una discrepancia entre Seehofer y la canciller alemana Angela Merkel, que ha insistido repetidamente en que Alemania no debe actuar unilateralmente enviando a los solicitantes de asilo de vuelta a otros países europeos, que entonces tendrían que soportar la mayor carga de la afluencia. La controversia terminó la semana pasada con un compromiso en el que Alemania tendrá que llegar a acuerdos con los países afectados antes de enviar a los solicitantes de asilo de vuelta allí.