25ª Conmemoración de las víctimas de la Masacre de Sivas

La Masacre de Sivas, un ataque incendiario llevado a cabo por una turba extremista contra la mayoría de los intelectuales alevíes dentro del hotel Madimak que mató a 33 intelectuales y dos empleados del hotel, fue conmemorada el lunes en su 25 aniversario en la provincia de Sivas, en Anatolia Central.

Los actos conmemorativos se iniciaron con un nutrido grupo de familiares de las víctimas, funcionarios y activistas, que caminaron desde el barrio de Seyrantepe hasta el antiguo sitio del Hotel Madimak, que luego se convirtió en el Centro de Ciencia y Cultura de Sivas, con un rincón dedicado a las víctimas. Las familias llevaron fotografías de sus seres queridos, caminando por la fachada delantera de la marcha grupal que consistía en unas 3.000 personas.

La multitud gritó “¡Presente!” cuando los nombres de las víctimas fueron leídos en voz alta y colocaron flores en el lugar. “Este dolor es nuestro dolor, el dolor de nuestra nación, el dolor de nuestro gobierno tanto como el de las víctimas”, dijo Davut Gül, gobernador de Sivas, al colocar claveles en el monumento.

Los miembros de la familia colocaron claveles y fotografías frente al Hotel Madimak, negándose a entrar en el edificio aduciendo que el hotel no se había convertido en un “museo de la vergüenza”.

El grupo guardó un minuto de silencio por las 35 personas asesinadas en 1993, cuyos nombres fueron leídos. Los diputados del Partido Republicano del Pueblo (CHP), principal partido de la oposición, y del pro kurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP) formaban parte del grupo que colocó claveles frente al edificio.

En un discurso en el evento, el vicepresidente de CHP, Veli Agbaba, dijo que mientras “los verdaderos criminales de la Masacre de Sivas no sean llevados ante la justicia, no podrá ser apagado el fuego de sus corazones”.

“La víctima de este incidente es toda la humanidad, toda Turquía. Nosotros, como personas que creemos en los derechos humanos, la paz y la democracia, continuaremos nuestra lucha para que no se olvide este dolor. Hemos presentado una serie de mociones al Parlamento turco para que se esclarezca este incidente. Nuestra lucha continuará en esto también”, dijo Agbaba.

El portavoz del HDP, Ayhan Bilgen, fue otro de los nombres que subió al escenario durante el evento conmemorativo. “Tenemos una responsabilidad muy seria delante de nosotros, y es enfrentar y establecer una mentalidad que quema a los humanos. Es nuestra deuda con las personas asesinadas reunirnos por un país y un mundo en el que nadie sea discriminado por sus creencias; establecer una Turquía en la que vivamos libre, igualitaria y democráticamente”, dijo Bilgen.

El encarcelado ex copresidente y candidata presidencial del HDP Selahattin Demirtaş envió un mensaje desde la prisión de Edirne y declaró: “Saludo a todos los que se reunieron en el aniversario de un evento bárbaro cuyas heridas causadas no han sanado o el dolor no ha disminuido. Os saludo con respeto”.

“La herida abierta el 2 de julio no se ha curado, porque a pesar de los 25 años que han pasado, no se ha hecho nada para curarla. Este dolor no ha disminuido en lo más mínimo en los 25 años transcurridos desde entonces, porque no se han tomado medidas para aliviarlo. En estos tiempos en que el fascismo está siendo institucionalizado, sabemos que no se dará ni un solo paso para enfrentar y saldar cuentas con el pasado”, dijo Demirtaş y agregó que “Pero no vamos a abandonar la lucha por la justicia, la igualdad y la libertad. Seguiremos defendiendo los derechos de cada persona, de cada grupo que ha sufrido opresión y masacres en nuestro país”.

El ataque contra el Hotel Madimak el 2 de julio de 1993 se dirigió contra un grupo de artistas y académicos que participaban en una conferencia organizada por la Fundación Cultural Pir Sultán Abdal (PSAKD), una organización alevi.

El evento tuvo lugar en un momento en que el legendario escritor de cuentos Aziz Nesin, que se encontraba entre los invitados, se había convertido en un objetivo público por traducir al turco los “Versos satánicos” de Salman Rushdie. Los participantes de la conferencia fueron acusados de ser infieles por la gran multitud que se encontraba fuera, que había sido provocada a actuar por varios líderes políticos locales.

Mientras que 33 personas que asistieron a la conferencia murieron en el incendio, dos miembros del personal del hotel también murieron junto con ellos. Dos manifestantes -que estaban en la multitud fuera del hotel que instigó los eventos que llevaron al incendio y que observaban el hotel mientras la gente dentro moría quemada y pedía ayuda- también murieron en el incendio.

El edificio, que se convirtió en un símbolo de la discriminación a la que se enfrenta la población aleví de Turquía, fue expropiado en 2010 y convertido en un museo de la ciencia. Las familias de muchos de los que murieron en 1993 han exigido que se convierta en un “museo de la vergüenza”.

Entre los muertos en el incendio provocado del hotel Madimak fueron los poetas Metin Altiok, Behçet Aysan y Ugur Kaynar, la escritora Asim Bezirci y la antropóloga holandesa Carina Cuanna, así como los populares músicos alevíes Muhlis Akarsu y Nesimi Çimen. Nesin, el renombrado escritor y humorista, fue rescatado por los bomberos, pero sin embargo fue golpeado por sus salvadores cuando escapaban del edificio en llamas.

Docenas de personas fueron arrestadas después del incidente y 33 fueron condenadas. Sin embargo, los críticos del juicio de Sivas afirmaron durante mucho tiempo que los verdaderos autores del incidente no fueron llevados ante la justicia. Los “perpetradores” a los que se refieren los críticos son miembros notorios del “Estado profundo” que está acusado de enfrentar a la comunidad sunita contra alevíes y viceversa.

Además, el “profundo Estado” al que se refieren los medios de comunicación es una oscura comunidad de burócratas, soldados, mafiosos, oficiales de policía y otras figuras y, como su nombre lo indica, nunca fue completamente revelado. Es el culpable de una serie de asesinatos de periodistas y civiles en la década de 1990.

Tres días después de la Masacre de Sivas, el grupo terrorista PKK masacró a 33 aldeanos en Basbaglar. La masacre en la aldea de mayoría sunita fue vista como una “represalia” por las muertes en Sivas.

En julio de 2014, la Junta de Auditoría del Estado emitió un informe en el que se determinó que las autoridades habían actuado con negligencia grave en la gestión del incidente. Según el informe, los funcionarios no tomaron las precauciones de seguridad adecuadas para prevenir el ataque, lo que podría haberse anticipado claramente.

Los abogados que defendieron a los presuntos asesinos en el caso de la Masacre de Sivas fueron luego premiados con altos cargos en el gobierno del AKP. Estos abogados se convirtieron en ministros, diputados y burócratas.

Por ejemplo, Hayati Yazici, que era abogado en el caso, fue uno de los fundadores del AKP. Yazici entró al Parlamento turco como diputado de Estambul en las elecciones del 3 de noviembre de 2002, y se desempeñó como ministro de Estado y viceprimer ministro en el 60º gobierno, y como ministro de Aduanas y Comercio en el 61º.

Otros abogados de los sospechosos relacionados con la Masacre de Sivas fueron Kemal Kurt, Mehmet Bulut, Bülent Tüfekçi, Zeyid Aslan, Ali Aslik, Halil Ürün y Hüsnü Turan… Todas estas personas más tarde sirvieron como diputados del AKP en el Parlamento turco.