1.076 soldados pro-OTAN más purgados del ejército turco desde el fin del estado de emergencia


Un total de 1.076 militares han sido despedidos debido a supuestos vínculos con el movimiento Gülen desde el fin de un estado de emergencia declarado tras el fallido intento de golpe de Estado del 15 de julio de 2016, según informó la agencia de noticias estatal Anadolu.

Según fuentes del Ministerio de Defensa, que hablaron bajo la condición de anonimato debido a las restricciones para hablar con los medios de comunicación, 624 miembros de las fuerzas terrestres, 107 de las fuerzas navales y 345 de las fuerzas aéreas han sido destituidos de sus funciones.

El ministro de Defensa Hulusi Akar dijo que “[el ministerio] y las Fuerzas Armadas turcas continúan decididamente su batalla” con el movimiento.

“La lucha se lleva a cabo con atención y precisión de acuerdo con los criterios determinados por todos los comandantes de las fuerzas, los cuarteles generales, los sindicatos y las instituciones en su conjunto, y continúa a medida que se publican nuevas informaciones y documentos.”

Akar dijo que la purga estaba fortaleciendo y haciendo más efectivos a los militares turcos.

Sin embargo, Hulusi Akar admitió el 1 de enero de 2019 que un solo piloto de las Fuerzas Aéreas Turcas tiene que llevar a cabo misiones que normalmente realizan cinco pilotos, lo que revela el elevado número de víctimas de una purga sin precedentes que sufrió la fuerza aérea del país, informó Nordic Monitor.

Esta fue la primera admisión pública por parte de un alto funcionario del gobierno de la aguda escasez de pilotos de combate en el ejército turco tras una purga masiva de oficiales de la fuerza aérea por lo que los observadores creen que son cargos dudosos.

El presidente del Stockholm Center for Freedom, Abdullah Bozkurt, dijo la semana pasada en un acto organizado por la filial noruega de PEN Internacional que “El gobierno de Erdogan está despidiendo a los oficiales pro-OTAN en el ejército y a los burócratas pro-UE en el aparato estatal y reemplazándolos por aquellos que son antioccidentales, pro-iraníes y pro-Rusia”, mencionando que las purgas han tenido un gran impacto en los funcionarios en Turquía, donde hasta el momento se han despedido a más de 150.000 funcionarios y miles de oficiales militares.

Durante el estado de emergencia, que finalizó en julio de 2018, más de 5.000 militares, incluidos generales de alto rango, fueron expulsados del ejército mediante decretos gubernamentales. (stockhomcf.org-nordicmonitor.com-turkishminute.com)